Redacción del Washington Post Foto: © PrimDiscovery

La llegada masiva de los modelos de suscripción a los periódicos digitales ha traído consigo la preocupación de que la brecha entre los que pueden pagarse las suscripciones y los que no pueden hacerlo se agrande, y por tanto la distancia entre los que tienen acceso a información de calidad y los que no, sea cada vez mayor, perpetuando las diferencias sociales.

Si hace unos meses el Foro Económico Internacional ya avisaba de que existe un riesgo real de que se aumente la brecha de acceso a la información con los muros de pago, tras constatar que existe una mayor proporción de suscripciones a muros de pago entre personas de mayores ingresos o de mayor estatus, ahora un libro de Nikki Usher, profesora asociada de periodismo en la Universidad de Illinois, ahonda en este riesgo.

Usher reformula en su nuevo libro News for the Rich, White, and Blue, los desafíos que enfrenta el periodismo en términos de lugar, poder y desigualdad. Usher advierte sobre las desventajas del periodismo diseñado principalmente para aquellos que pagan una suscripción completa.

Tal como escribe Jack Shafer en Politico al referirse al nuevo libro, “el peligro que se avecina según Usher es un futuro en el que los periódicos dan forma a su cobertura para atraer al grupo que ha demostrado la mayor disposición a pagar por noticias de calidad: las élites ricas, blancas y liberales. Si los lectores de bajos ingresos se ven excluidos de las noticias de calidad, corren el riesgo de quedarse desinformados o, peor aún, de ser engañados por información errónea mediante operaciones gratuitas de noticias falsas, medios ideológicos que se hacen pasar por noticias directas o ráfagas virales en las redes sociales”.

Te puede interesar:   TikTok: los niños quedan expuestos a información falsa sobre la COVID-19 nada más registrarse

Usher sostiene en el nuevo libro que las redacciones siguen siendo “lugares de poder, en gran parte instituciones que se vuelven más elitistas a medida que los periodistas se enfrentan a un mercado laboral en contracción”.

Peligro para el periodismo local

Nikki Usher

La también autora de Making News at the “New York Times” (2014) e Interactive Journalism: Hackers, Data, and Code (2016), detalla asimismo en el nuevo libro cómo el periodismo local está en peligro, por la fuerza de varios elementos.

Por un lado, Google, Facebook y el ecosistema de publicidad digital han causado estragos en el modelo económico del periodismo de calidad, dejando las noticias locales sufriendo.

Y por otro, alerta de que quizá sólo quede un puñado de medios supervivientes (medios de comunicación bien financiados como el New York Times), porque son capaces de atraer cada vez más a un lector global “sin lugar”, es decir, poseen capacidad de escala, mientras que los medios locales van a sufrir mucho con este nuevo modelo de negocio.

Te puede interesar:   Comentarios en las noticias: así ayudan en el NYT a hacer un mejor periodismo

En la era de los medios impresos, los periódicos locales, aunque se dirigían a las mismas comunidades que ahora, obtenían unos ingresos por periódico mucho mayores de lo que ahora deja un suscriptor digital, por lo que la suma de 50.000 suscriptores digitales comprando un periódico al día, unido a los ingresos por publicidad, no tienen nada que ver con los ingresos de 50.000 suscriptores digitales ahora, y el problema, a diferencia de periódicos como el NYT, Washington Post, y otros, es que para los locales no hay más territorio donde crecer.

El libro, editado por Columbia University Press, concluye con una serie de recomendaciones provocativas para reinventar el periodismo y garantizar su resistencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here