El Código de Negociación de Medios de Noticias de Australia (NMBC) ha supuesto un punto de inflexión en la relación entre plataformas y medios de comunicación, y ha facilitado que las empresas de medios australianas «negocien en términos más equitativos con las plataformas digitales dominantes», según los impulsores de esta normativa, que consideran la iniciativa como un éxito total.

Según cálculos de Rod Sims, anterior presidente de la Comisión Australiana de Competencia y Consumidores, el código australiano «ha facilitado que Google y Facebook paguen más de 200 millones de dólares australianos anualmente a empresas de medios de noticias, grandes, medianas y pequeñas». Otros países como Canadá, EE. UU. y el Reino Unido buscan seguir ahora el ejemplo del NMBC y están desarrollando su propia legislación para facilitar la negociación comercial entre las plataformas y las empresas de noticias.

El informe final de la investigación sobre plataformas digitales que se entregó al gobierno australiano en junio de 2019 contenía 23 recomendaciones, ocho de ellas vinculadas a los medios de comunicación y al periodismo, que se incorporaron a la ley final y que han sido claves en su resultado. Son estas:

  1. Nuevo marco regulatorio. Desarrollar un nuevo marco regulatorio para crear un campo de juego nivelado entre las empresas de medios, las emisoras y las plataformas digitales. Como uno de los muchos ejemplos, en Australia, hay un «apagón» de publicidad política en los medios convencionales dos días antes de las votaciones, pero la publicidad se podía seguir mostrando en las plataformas digitales.
  2. Código de conducta. Implementar un código de conducta para regir la relación entre las empresas de medios de comunicación y las plataformas digitales, con nueve meses de tiempo para que se desarrollara un código de manera voluntaria y, si esto no lograba un resultado aceptable, se iba a imponer un código de forma obligatoria.
  3. Financiación para hacer periodismo de interés público. Debía proporcionarse financiación estable y adecuada a la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC) y al Servicio Especial de Radiodifusión (SBS), propiedad del gobierno, para tener capacidad de maniobra y seguir desarrollando periodismo de interés público.
  4. Subvenciones para el periodismo local. El código incluye otorgar subvenciones para apoyar el periodismo original y local.
  5. Donaciones deducibles. Permitir que se hagan donaciones deducibles de impuestos para fomentar el apoyo filantrópico al periodismo.
  6. Promover la alfabetización digital. Establecer programas gubernamentales para promover la alfabetización digital en la comunidad y en las escuelas. Estas recomendaciones tenían como objetivo ayudar a las personas a identificar noticias de baja calidad o poco confiables que se encuentran a través de las plataformas digitales.
  7. Regulador independiente con las plataformas digitales. Que un regulador independiente supervise las iniciativas de las plataformas digitales para permitir que sus usuarios identifiquen la confiabilidad del contenido de noticias que se muestra en sus plataformas.
  8. Código para regular las denuncias sobre desinformación. Las plataformas digitales deberían implementar un Código para regular las denuncias sobre desinformación. Inicialmente, esto debería ser voluntario, pero, si no se presentaba un código apropiado dentro de los nueve meses, se impondría un código obligatorio.

Según un informe que ha hecho ahora público Rod Sims, «el Informe de Plataformas Digitales inicial de la ACCC dejó claro que el periodismo de interés público tiene unos beneficios indudables para la sociedad, que se extienden más allá de aquellos que están dispuestos a pagar por él, o incluso acceder a él. Esto se debe a que dicho periodismo hace que los poderosos rindan cuentas, proporciona un foro para ideas y puede hacer campaña por objetivos sociales más amplios».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí