Facebook Australia
Foto de archivo del dueño de Facebook, Mark Zuckerberg en una visita al parlamento europeo en 2018.

Nine Entertainment, el último de los grandes grupos de comunicación australianos que faltaba por firmar un acuerdo con Google y Facebook, ha confirmado que está a punto de cerrarse ya la operación, por la que la editora del Sydney Morning Herald, entre otros medios, percibirá una cantidad que podría oscilar entre los 23 y los 30 millones de dólares australianos al año en total.

Este era el último acuerdo importante entre empresas editoras y Google que faltaba por cerrar en Australia, después de que el gobierno haya sostenido con la empresa del buscador un pulso que ha durado más de tres años, y que ha acabado con los acuerdos por los cuales Google y Facebook pagarán a los editores por los contenidos.

Rod Sims, presidente de la Comisión Australiana de Competencia y Consumidores, usó este término de “victoria” después del acuerdo entre Nine Entertainment y Google y Facebook, y agregó que el nuevo código de negociación de los medios de comunicación del país, aprobado en febrero, “ha obligado a las grandes plataformas tecnológicas a sentarse en la mesa de negociaciones para llegar a acuerdos con los editores”.

En total, se calcula que los medios australianos percibirán más de 200 millones de dólares australianos anuales. Los acuerdos no se han producido sólo entre las grandes tecnológicas y las editoras más importantes, sino que también se están cerrando acuerdos entre pequeños medios y Google y Facebook.

Te puede interesar:   Cuatro claves en el crecimiento de The Economist

Otros grupos de medios de Australia como News Corp, Seven West Media o la emisora ABC, han alcanzado también acuerdos de contenido con Facebook y Google o han firmado cartas de intención para hacerlo.

La batalla que se ha librado en Australia ha sido seguida con mucho interés por gobiernos y editores de otros países, porque ven en el modelo australiano un camino a seguir que encauce las relaciones entre plataformas y medios.

Pero para llegar a un acuerdo ha sido necesario superar momentos de tensión entre ambas partes. Después de que se anunciara la aprobación del nuevo código, Facebook llegó incluso a eliminar cualquier noticia de Australia de su red social. Una negociación posterior, en la que el gobierno aseguró que si ambas plataformas llegaban a acuerdos suficientes con los medios no aplicaría el código, sirvió para empezar a avanzar hacia los acuerdos.

La ley iba a tener carácter vinculante y Google y Facebook deberían incluir en sus plataformas un código que permitiera saber qué contenidos de cada medio de comunicación se habían usado, para que los medios pudieran cobrar después una compensación por ellos.

Además del pago, el borrador del nuevo código incluía un conjunto de ‘estándares mínimos’, que obligan a Google y a Facebook a:

  1. Notificar previamente los cambios que vaya a haber en la clasificación algorítmica y en la presentación de noticias
  2. Reconocer apropiadamente el contenido original de las noticias
  3. Proporcionar información a los medios de los datos del usuario recopilados a través de las interacciones con el contenido de las noticias.
Te puede interesar:   The Wall Street Journal amplía su perímetro temático para crecer en audiencia

Al aceptar Google y Facebook pagar por los contenidos y alcanzar acuerdos con los medios, no se ha aplicado el código en lo que atañe a la forma de cobrar los contenidos.

Resistir las presiones

Los medios de comunicación australianos o, al menos, una parte importante de ellos, reclamaron al gobierno, cuando la batalla con las plataformas se agudizó, que no cediera a la presión. El propio Nine Entertainment pidió a los parlamentarios que ignoraran las amenazas de Google de cerrar su motor de búsqueda, y los instó a seguir con la elaboración del código destinado a obligar a las grandes tecnologías a pagar por las noticias.

El camino abierto por Australia puede trasladarse a otros países, aunque queda por resolver en qué modo se aplica, ya que mientras algunos medios quieren optar por esta misma fórmula de poder negociar por separado con Google, sobre todo ahora que está llegando a acuerdos de pago mediante el nuevo News Showcase, otros sostienen que es mejor que el acuerdo sea global para todos los medios, porque los más pequeños quizá no tengan la fuerza suficiente como para alcanzar acuerdos ventajosos cuando se sienten a negociar con estas plataformas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here