Muestra de un formato de "ráfaga" usado por el New York Times

El uso del swipe en muchas aplicaciones móviles, Youtube y algunas redes sociales entre ellas, ha llevado a este tipo de navegación ya antigua a popularizarse. Deslizar el dedo de un lado a otro para pasar tarjetas o imágenes en horizontal permite aprovechar mejor las características del móvil, crea más inmersión, y evita tener que recurrir al scroll vertical.

Por este tipo de estructura está apostando el New York Times, que va a potenciar «burnst», un tipo de noticias pensadas especialmente para el móvil, que permite dividir la información en escenas que el lector va pasando con el dedo. [El KnightLab aún mantiene operativa una herramienta de acceso libre, Timeline, que funcionalmente es parecido, aunque enfocado en secuencias cronológicas].

El formato es simple: una historia se desarrolla en el transcurso de cuatro a siete diapositivas, cada una con un máximo de 50 palabras de texto y un elemento multimedia, como una imagen, un vídeo o un clip de audio. Los lectores deslizan el dedo a la izquierda para leer la narración completa.

Las ráfagas permiten a los lectores ver una historia desde el punto de vista de su reportero: en tierra después de los devastadores tornados en Kentucky, flotando junto al buque portacontenedores que bloquea el Canal de Suez o en las habitaciones de huéspedes en la Bahía de Guantánamo.

“La pantalla de inicio móvil es un bien preciado”, comenta Steve Duenes, subdirector editorial de The Times. Las ráfagas “permiten que un lector se involucre con un tema y continúe escaneando a lo largo de nuestro informe”, agrega.

La idea surgió de un experimento de 2018 que imaginó un feed de noticias de última hora de artículos en forma de ráfaga. Si bien el feed nunca despegó, la idea del formato del artículo persistió. Las primeras ráfagas se publicaron en 2020, y el año pasado, The Times publicó ya más de 600 ráfagas, y ahora se va a intensificar su uso. 

Algunas ráfagas destacan la experiencia de un reportero sobre un tema intimidante, como la guía paso a paso de Apoorva Mandavilli a través de la pandemia de coronavirus, mientras que otras ofrecen una tarifa más ligera. Una ráfaga de Melissa Clark, columnista y reportera de la sección de Alimentos, demuestra cómo hacer una salsa verde con cualquier hierba de hoja que tengas en el refrigerador.

«Una ráfaga es más corta y visual que el artículo típico del Times -explican- pero muchas ráfagas complementan artículos más extensos, proporcionando un punto de entrada accesible a reportajes complejos. Los lectores pueden hojear una ráfaga sobre cómo China fabrica baterías para automóviles eléctricos antes de leer una investigación de 2000 palabras sobre la empresa que domina la producción».

“Queríamos crear una forma de historia que satisficiera a nuestros lectores móviles”, dijo Hamilton Boardman, el editor de la sección de productos, que trabaja en la estrategia de programación digital y crea herramientas para los editores. Boardman se imaginaba a los lectores deslizándose a través de ráfagas mientras esperaban en la parada del autobús o en la fila en la tienda de comestibles. “Incluso cuando se trata de temas serios, aún queremos que se sienta como si estuviera siendo guiado por un amigo y no como una voz institucional sin rostro que le habla”, dijo Boardman.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí