The Independent cerró su edición impresa en 2016, tras 30 años imprimiéndose, como un paso para hacer frente a la crisis que vive la industria de los medios. La caída paulatina de los ingresos de la edición impresa y las pocas perspectivas de que las ventas se recuperaran les llevó a hacer una puesta a todo o nada. Cerraron la edición impresa y buena parte de los costes estructurales que implicaba se invirtieron en la parte digital.

Dos años y medio después de cerrar la edición impresa el Indy, como se conoce también al periódico en Gran Gretaña, ponía en marcha un muro de pago freemium, apostaba por expandirse a Estados Unidos y a otras regiones del mundo,  y reforzaba su apuesta por “el periodismo de calidad y el librepensamiento”, según el editor, Christian Christian Broughton.

¿Cómo ha ido ese proceso de cierre de la edición impresa y apuesta total a lo digital, muro de pago incluido?

La editora de The Independent anunció ayer que el año pasado se cerró con 2,65 millones de euros de beneficios, tercer año consecutivo en que el periódico acaba en números negros.

2,6 millones de euros de beneficio

La facturación en 2019 hasta septiembre aumentó un 9% sobre el mismo periodo del año anterior, hasta los 27 millones de libras (31 millones de euros) y unos beneficios antes de impuestos de 2,3 millones de libras (2,65 millones de euros), levemente peor que en 2018, pero atribuido al coste de contratar más periodistas.

Te puede interesar:   Un debate de los CEO de Clarín AGEA (Argentina), Prisa Noticias (España) y Henneo (España) sobre ideas para salir de la crisis cierra el eSummit

The Independent aumentó el gasto en su equipo editorial en un 12% en su año fiscal 2018-19 y según asegura, ahora tiene más de 100 periodistas en ciudades de todo el mundo.

El tráfico en línea ha crecido rápidamente, particularmente en los EEUU, donde The Independent está ampliando plantilla. The Independent cifra en 30 millones los usuarios mensuales que tiene en los EEUU.

Los ingresos, según el periódico, casi se han duplicado desde que The Independent cerró su edición impresa.

Según ha desvelado Financial Times, las ganancias en The Independent han superado ya a las obtenidas por The Telegraph, un hito importante  tras cerrar sus imprentas y confiar únicamente en los ingresos digitales

Charlie Beckett, profesor de medios en la London School of Economics, dijo a FT que el modelo comercial del grupo había desafiado a algunos escépticos.  “La publicidad digital nunca reemplaza a la publicidad anterior”, dijo. “Pero la diferencia clave para que sea rentable, es eliminar los costes masivos de la imprenta”. 

Un análisis de Newswhip, indican desde The Telegraph, ha demostrado que, a través de las plataformas sociales, The Independent tuvo la mayor voz y alcance en las redes sociales de cualquier otro medio del Reino Unido (incluida la BBC) para la cobertura política en el período previo a las elecciones británicas de diciembre.

Te puede interesar:   Fox Sports se inspira en las redes sociales y en Tinder para diseñar su nueva app

El periódico, con todo, sigue recibiendo críticas por parte del enfoque, en ocasiones muy centrado en temas de estilo de vida y contenido liviano, y por publicidad intrusiva. Una de las principales críticas es el autoplay de los vídeos, que genera críticas de los propios lectores en los comentarios por lo molesto que es que se reproduzcan nada más cargar una página.

Vendido en 2010 a un empresario ruso

The Independent fue propiedad de Irish Independent News & Media de Tony O’Reilly, desde 1997, hasta que fue vendido al empresario ruso y ex oficial de la KGB Alexander Lebedev en 2010. En junio de 2015, el periódico tenía una circulación diaria promedio de poco menos de 58.000 ejemplares, un 85 por ciento menos que su pico de 1990, mientras que la edición dominical tenía una circulación de poco más de 97.000. La edición diaria fue nombrada Periódico Nacional del Año en los Premios de la Prensa Británica 2004.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here