Cada vez es más habitual que los periodistas locuten las noticias que han redactado para la web

El audio se ha convertido en uno de los ganchos para atrapar nuevos usuarios en los medios de comunicación y lograr fidelizarlos. Hasta ahora, los podcast han sido la herramienta que más se ha usado para atraer ese público joven más habituado al audio y al mismo tiempo, crear cierto hábito tanto en ellos como en el resto de lectores o suscriptores. Pero en estos momentos, además del podcast y del videopodcast, la tendencia que está instaurándose en algunos de los grandes medios es que los artículos puedan oírse, y en muchos casos, en la propia voz del periodista que lo ha redactado. 

Si ya contamos hace unos meses el caso de una revista danesa, Zetland, que estaba en una situación complicada y logró revertirla precisamente haciendo que las noticias estuvieran en audio, los ejemplos de periódicos que han iniciado ese mismo camino son cada vez más numerosos.

Esta semana mismo, The Wall Street Journal se hacía eco de esta tendencia y corroboraba, en un artículo de Katie Deighton, redactora de The Experience Report en The WSJ y anteriormente editora de The Drum, que “si las empresas de medios solían confiar en locutores o en software básico de conversión de texto a audio para convertir artículos escritos en historias de audio, ahora están desarrollando tecnología de lectura similar a la humana y capacitando a los reporteros en el arte de leer en voz alta para ayudar a las personas cuyas listas de “para leer” están a rebosar”.

Te puede interesar:   Cómo evitar el cansancio informativo sobre la pandemia: la nueva sección del Washington Post

La BBC, Apple News + y el Washington Post lanzaron en el último mes nuevas formas de escuchar sus artículos escritos, con la esperanza de brindar a los suscriptores ocupados una forma flexible de explorar historias y atraer nuevas suscripciones, según confirmaron los ejecutivos de estos medios.

 

Sin tiempo para leer pero sí para escuchar mientras se hace otra cosa

“Realizamos una investigación y descubrimos que los usuarios quieren mantenerse informados pero están ocupados, por lo que aprecian la opción de ponerse al día con las últimas novedades mientras preparan la cena o hacen ejercicio”, dijo Emily Chow, directora de producto web en el Washington Post.

The New York Times, como publicó Laboratorio de Periodismo recientemente, compraba la pasada primavera Audm, la empresa propietaria de una aplicación de audio basada en suscripción que ofrece a los oyentes piezas de periodismo de larga duración, palabra por palabra, dramatizadas por famosos narradores de audiolibros.

Lanzada en 2016 por Ryan Wegner y Christian Brink, Audm transforma artículos de formato largo en audio. Los usuarios de Audm ya venían escuchando cada semana, piezas de publicaciones que medios como The New York Times, The New Yorker, The Atlantic y otros.

Te puede interesar:   The Guardian publica un artículo de opinión escrito íntegramente por una inteligencia artificial

La compra se enmarca en un proyecto para que el NYT ofrezca versiones de audio de artículos como una característica adicional para suscriptores.

 

The Economist se hace fuerte en audio

Otro medio que se ha hecho fuerte en este sentido es The Economist. El medio económico también comenzó a producir una edición de audio de su revista semanal en 2007 y los presentadores de noticias ya graban todas las historias de la revista en una sesión semanal.

Apple News , asimismo, comenzó el mes pasado a producir alrededor de 20 historias de audio a la semana en su cartera de editores asociados y también ha desarrollado una interfaz de usuario que rastrea hasta qué punto alguien ha leído en una pieza y les permite comenzar a escucharla en la aplicación desde el mismo lugar.

La BBC es otro ejemplo en el desarrollo de esta estrategia y ha creado una “voz” automatizada que trata de sonar lo más humano posible para que los artículos puedan leerse, pero descarta de momento que sean los propios periodistas los que las lean, al entender que la noticia sufren muchas actualizaciones una vez publicadas y que sería imposible que el periodista tuviera que volver a locutarla cada vez que se actualiza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here