El mes pasado, el Instituto Reuters estudió el comportamiento de la audiencia en Alemania, Argentina, Corea del Sur, España, Estados Unidos y Reino Unido, en relación a cómo consume y califica las noticias y la información sobre el coronavirus.

De la Argentina, en particular, sobresale que el 76 % de los encuestados dijo que se informa sobre el COVID-19 por redes sociales. Y que 9 de cada 10 confían en los especialistas (científicos, médicos y expertos), considerándolos así como las fuentes más fiables. 

Una buena manera de graficar estos hábitos destacados en el reporte es analizar cómo algunos de los periodistas que más impacto y alcance logran en Twitter son justamente los que están especializados en temas de salud, ciencia y tecnología, y además aprovechan como principal insumo de sus posteos a las autoridades sanitarias, médicos y científicos que producen y analizan información precisa y calificada sobre la pandemia. 

 

Por ejemplo, Nora Bär es una de las periodistas especializada en ciencia y salud más reconocida en la Argentina. Es editora de ciencia del diario La Nación y escribió dos libros: “Rebelión en el Laboratorio” y “Diez preguntas que la ciencia (todavía) no puede contestar”. También forma parte de la Red Argentina de Periodismo Científico. 

Todos los días, en su cuenta (tiene 81 mil seguidores), Bär resume en hilos los reportes sobre el avance del COVID-19 en el país, que difunde el Ministerio de Salud de la Nación pero que no es fácil de interpretar para gran parte de las personas.

En sus tuits también analiza los anuncios oficiales y sobre todo destaca lo esencial de cada conferencia: informa de manera práctica las medidas, expone las declaraciones más resonantes, y si fuera necesario, marca y corrige información desacertada.

 

Asimismo, Bär comparte sus notas y ofrece una selección de noticias destacadas de otros medios de la Argentina y el mundo. Es como un servicio de curaduría de los principales reportajes de la pandemia.

 

 

Te puede interesar:   Silvia Viñas: “El podcast es una oportunidad para llegar a lectores jóvenes, que quizá no compran el diario ni visitan los sitios tradicionales”

Federico Kukso es periodista científico y se especializó en historia de la ciencia y Science and Technology Studies en la Universidad de Harvard. Además es miembro de la Federación Mundial de Periodistas Científicos (WFSJ, por sus siglas en inglés). Actualmente, escribe en La Nación Revista y Brando (La Nación), y en Le Monde Diplomatique, entre otras publicaciones. 

Algunos de sus posteos en Twitter (su cuenta tiene 31 mil seguidores) se caracterizan por dar contexto histórico y entender que esta pandemia es única, pero que hay antecedentes de crisis sanitarias muy globalizadas que finalmente consiguieron controlarse.

Un ejemplo de eso es el hilo que hizo a partir de su reciente nota “La gran esperanza”, que salió en la portada de la revista dominical del diario argentino La Nación y trata sobre la historia de cómo las vacunas salvaron a la humanidad. 

 

La periodista científica Andrea Gentil, que se desempeña como editora de las secciones ciencia, salud y tecnología en la revista Noticias (Editorial Perfil), también es una de las comunicadoras argentinas que sobresale por su actividad en su cuenta de Twitter (6 mil seguidor) al momento de brindar información segura y confiable sobre la pandemia.

Su cobertura en esta red social, además de incluir los reportes diarios de las cifras oficiales  del nuevo coronavirus en la Argentina, aporta una mirada al contexto internacional de la pandemia y también hace foco en problemas generados a raíz del COVID-19.

Esa aproximación a la situación mundial la resuelve al recomendar notas de medios internacionales, como también dando a conocer cifras y declaraciones de organismos internacionales relevantes, como la Organización Mundial de la Salud. 

A la vez, cita análisis y trabajos de científicos y especialistas en salud. En estos casos, suele seleccionar información de servicio para sus seguidores e insistir con recomendaciones básicas que pueden ayudar a la sociedad a tomar mejores decisiones. 

 

Los casos mencionados son apenas tres ejemplos de un grupo mucho más numeroso de periodistas preparados para cubrir una pandemia. Algunos nombres son Valeria Román, Florencia Ballarino, Florencia Cunzolo, Florencia O´Keeffe, Pablo Esteban, Matías Loewy, Víctor Ingrassia, entre otros.

 

Te puede interesar:   Las newsletter informativas siguen sin tocar techo

El trabajo que hacen en redes sociales muchos de estos periodistas capacitados en ciencia y salud refuerza la idea de la importancia de tener periodistas especializados en las redacciones. 

De hecho, cuando estaba por comenzar la cuarentena en la Argentina y ante la circulación de desinformación y fake news, desde la Red Argentina de Periodismo Científico expresaron en su cuenta de Twitter que los periodistas científicos especializados son “vitales para ayudar a mejorar la comprensión del conocimiento científico”. 

 

 

Sin ir más lejos, un gran número de estos reporteros especializados marcaron la semana pasada la importancia de que sean periodistas preparados para tratar temas de salud y ciencia los que cubran las conferencias periódicas de Presidencia. 

 

“Navegando la ‘infodemia’”, el informe del Instituto Reuters

En este link el Instituto Reuters explica cómo fue la metodología aplicada para desarrollar el estudio sobre el comportamiento de la audiencia en los seis países -entre los que incluyeron a España y la Argentina-, al momento de consumir y calificar las noticias y la información sobre el coronavirus.

El informe, según cuentan, se basa en “una encuesta encargada por el Reuters Institute for the Study of Journalism y el proyecto Misinformation, Science and Media (Desinformación, ciencia y medios), compartido con el Oxford Internet Institute y apoyado por la Oxford Martin School”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here