Alan Rusbridger, en un acto en 2016. Foto: Angie Rattay

Durante unos 20 años, Alan Rusbridger estuvo al frente de The Guardian, liderando la transformación digital del periódico. Tras dejar el cargo de editor en jefe, se convirtió en director del Lady Margaret Hall (uno de los colleges que constituyen la Universidad de Oxford) en 2015, pero ahora planea dejar la universidad al final del año académico para enfocarse en varios proyectos que buscan abordar el problema de la crisis de la información y la democracia. Su nuevo libro, “News and How to Use It“, se publicará el 26 de noviembre.

Antes de su intervención en la conferencia virtual Digital Media LATAM de WAN-IFRA, de la que Laboratorio de Periodismo es media partner, y donde participará en una charla con el editor de El País, Javier Moreno, WAN-IFRA se ha reunido con Rusbridger para hablar sobre la gestión del cambio, las elecciones estadounidenses y la diversidad en las redacciones.

 

[La entrevista se reproduce a continuación en Laboratorio de Periodismo, traducida al castellano por @aranzazu, dentro del acuerdo de colaboración que mantienen WAN-IFRA y el Laboratorio de Periodismo de la Fundación Luca de Tena. El artículo original en inglés ha sido redactado por Simone Flueckiger, y está accesible en la web de WAN-IFRA]. 

 

WAN-IFRA: ¿Qué consejo le daría a los líderes de las redacciones sobre la gestión del personal durante este período disruptivo?

Alan Rusbridger: Creo que es una revolución tan grande y el futuro es tan incierto que muchas de las viejas técnicas de liderazgo simplemente no funcionan.

Descubrí que generalmente no funcionaba ponerse de pie frente a la redacción y decir: ‘Créanme. Síganme. Aquí está mi bandera. Todo va a ir bien’, porque no lo creían y tenían razón en no creerlo. Y muy a menudo, me equivocaba porque las circunstancias cambiaban. Así que creo que la mejor manera es hacer que las personas a las que intentas liderar entren en ese proceso de reflexión que llevas en la cabeza.

A veces, eso significa hacer que piensen en los problemas que retumban en su propia cabeza, de modo que incluso si no están de acuerdo con usted, al final, habrán pasado por el proceso de pensamiento. Es un estilo de liderazgo mucho más consultivo y mucho más abierto.

 

¿Cómo cree que afectará esta pandemia al periodismo y a los medios de comunicación a largo plazo?

Probablemente por primera vez en sus vidas, muchos periodistas ven el periodismo como una cuestión de vida o muerte. Realmente importa que hagan las cosas bien y que se comporten de manera responsable, que lo que están haciendo sea un servicio público para la comunidad. Es muy importante que exista una fuente de información confiable. Así que creo que eso ha sido muy positivo para el periodismo.

Y de alguna manera, si se pudiera, debería embotellarse esta concepción y llevarla consigo siempre, para que se mantenga esta idea del periodismo de servicio público y qué es lo que el público necesita saber. Sabemos que vivimos en un mar de desinformación y un caos de información, así que creo que se ha reforzado la idea central del periodismo. Por supuesto, también ha sido inmensamente perjudicial en términos del modelo comercial, pero creo que el modelo comercial debe cambiar de todos modos.

 

¿Cuál cree que podría ser la mayor amenaza para las redacciones?

Esto es realmente difícil de hacer y lo sé, especialmente para las personas que han estado en el negocio durante 20 o 30 años, pero necesitamos repensar qué es el periodismo y cómo lo hacemos. ¿Por qué los niveles de confianza en el periodismo no son buenos en muchos mercados y países?

Necesitamos replantearlos lo fundamental sobre cómo lo hacemos, cómo lo explicamos, cómo conseguimos que la gente se dé cuenta de que lo que hacemos es diferente de la caótica masa de información que nos rodea.

Eso es algo enorme y muy transformador. Pero creo que tenemos que replantearnos el periodismo como un servicio público. Ahora, si también puedes ganar dinero con eso, es fantástico. Pero tiene que haber un plan B y el plan B puede ser que, al igual que muchos servicios públicos, no se pueda ganar dinero, como no se gana dinero con la vigilancia o el funcionamiento de una prisión o un servicio de ambulancia, pero necesitamos esas cosas en la sociedad.

Creo que necesitamos periodistas y noticias fiables. Hemos visto, de manera bastante aterradora en los últimos 10 años, lo espantoso que es vivir en una sociedad en la que la gente no puede ponerse de acuerdo sobre cuáles son los hechos o las pruebas.

Creo que eso realmente nos anima a pensar en la misión que estamos llevando a cabo. Y además, creo que también tenemos que empezar a repensar las estructuras corporativas.

 

Cuando miramos a los EEUU, donde los medios de comunicación han estado bajo el ataque constante del presidente Donald Trump, ¿pueden esos medios de comunicación recuperarse? ¿Y hay alguna manera de llegar a esos segmentos del público que esencialmente han estado siguiendo ciegamente a Trump?

Obviamente, no creo que Donald Trump sea bueno para el periodismo, e hizo todo lo posible por deslegitimar lo que hacemos. Y de alguna manera, escogió lo mejor del periodismo porque creo que pensó que ‘si puedo hacer que la gente dude de eso, entonces creerán cualquier cosa, y bien podrían creerme a mí’. Y ese es, lamentablemente, un modelo de liderazgo que se ha extendido por todo el mundo.

Creo que se combate de dos maneras: una es hacer lo que han hecho muchos periodistas estadounidenses, que es simplemente continuar con el trabajo y demostrar su valía mediante la validez de sus informes. Ha sido genial ver que las suscripciones se disparan para quienes se han mantenido fieles a eso, han continuado su ruta y han invertido en el periodismo.

La otra forma de recuperar la confianza es pensar en ella como en el siglo XXI. La forma de pensar acerca de la confianza en el siglo XX era “Yo soy el estudio de transmisión”. Yo soy el periódico. Soy periodista, ahora créame ‘. Y eso podría haber funcionado en una época en la que no había nada más por lo que juzgarlo. Pero ahora vivimos en un mundo donde cuatro mil millones de personas pueden hablar entre sí. Los periodistas tienen que empezar a pensar en cómo pueden ganarse la confianza.

 

Como ha comentado, Trump ha sido malo para el periodismo, pero al mismo tiempo, ha provocado un aumento en las suscripciones. ¿Existe el riesgo de que los medios de comunicación sigan cubriéndolo quizás demasiado extensamente para seguir capitalizando este interés que hay en él?

Personalmente, creo que sería saludable que se fuera a jugar al golf, eso parece hacerlo feliz y minimiza la cantidad de daño que puede hacer.

Hablando en serio, fue muy interesante la semana pasada cuando estaba diciendo tonterías tan peligrosas que las emisoras cortaron. Y finalmente, Twitter, y hasta cierto punto, Facebook, comenzaron a poner anuncios intersticiales para decir que lo estaba comentando estaba mal.

Creo que esta pregunta de cómo los medios de comunicación tradicionales manejan tanto la desinformación como la información errónea se convertirá en una muy urgente, y tal vez de alguna manera tengamos que agradecérselo a Donald Trump por obligarnos a pensar en eso.

 

Con Trump duplicando las reclamaciones de fraude electoral y anunciando que su equipo llevará a cabo mítines para difundir esta cuestión, ¿debe informarse sobre ello, aunque se corra el riesgo de amplificar este mensaje y difundirlo a un público más amplio?

Es difícil. Es el presidente de los Estados Unidos, y puede imaginarse la reacción violenta si pareciera que algún medio de comunicación estuviera tratando de censurarlo. Pero es extremadamente peligroso si simplemente se encienden las cámaras y se le da acceso indiscutible a la plataforma de noticias para que diga lo que quiera. Así que ha sido interesante ver una variedad de técnicas de cómo haces ambas cosas.

Creo que tienes que demostrar quién es. Es un mentiroso. Es un fantaseador. Pero aquí está en sus propias palabras. Pero nuestro trabajo también es decir que lo que afirma no es cierto. Es un equilibrio difícil. ¿Cuánta cuerda se le da y cuándo se le interrumpe o cuándo el periodista se interpone entre él y el público en tiempo real para evitar que engañe a la gente?

 

¿Podría hablarnos un poco sobre su papel en la Junta de Supervisión de Facebook? ¿Qué ha aprendido?

Ha sido un viaje un poco frustrante hasta ahora porque nunca nos conocimos. Fuimos nombrados más o menos cuando la pandemia confinó el mundo. Y eso significa que todo el asunto de conocernos, capacitarnos, decidir cómo queremos trabajar, está tomando mucho más tiempo. Pero ahora estamos abiertos al público y espero que comencemos a trabajar en nuestros primeros juicios en cualquier momento. También estoy realmente impresionado por la calidad y diversidad de los integrantes de la junta; son de todo el mundo, provienen de una variedad de orígenes diferentes.

Ha sido muy interesante recibir casos de prueba, las cosas reales con las que Facebook ha tenido que lidiar y pensar qué harías al respecto, cómo lo pensarías y qué marco usarías para tener un enfoque coherente. Para empezar, hay un alcance bastante limitado, lo cual está bien, pero anticipo que con el tiempo es posible que deseemos ampliar un poco nuestras competencias.

¿Funcionará? Demasiado pronto para decirlo. Es un problema muy grande que intentar resolver. No creo que lo solucionemos por completo. Pero hasta ahora, estoy impresionado por la seriedad de la intención y el rigor de la misma, así que me complace ser parte de ella.

 

Según un informe reciente del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, la mayoría de los encuestados consideró que a sus medios de comunicación les fue bien en términos de representación de la diversidad en las redacciones en el nivel junior, pero solo una minoría pensaba lo mismo sobre el nivel senior. ¿Le sorprende esta discrepancia?

Lamentablemente, es algo que hemos estado discutiendo durante 10 o 20 años y el progreso ha sido lento. Ahora hay todo tipo de excusas que puedes poner. Es más difícil hacer cambios en una industria en declive que en una industria en expansión. Obviamente, si haces muchos despidos y no contratas gente, entonces es muy difícil crear redacciones marcadas por la diversidad. Y es lamentable que la formación de los periodistas se haya quedado rezagada y las rutas tradicionales hacia el periodismo en las que se empezaba a nivel local, hayan quedado diezmadas.

Así que es un problema continuo, pero tengo la sensación de que se ha comunicado una especie de urgencia, y que ahora más personas están pensando activamente que esto es algo que tienen que abordar, y que tienen que abordarlo por buenas razones comerciales y editoriales. En general, los negocios diversos son buenos negocios, y si vas a ser el espejo de la sociedad e informar sobre ella, pero la redacción no se parece en nada a la sociedad sobre la que informas, lo más probable es que no informes tan bien como deberías.

Las personas no van a confiar en ti porque no pensarán que las entiendes. Por lo tanto, el cambio tiene que suceder, y la pregunta es cómo se acelera y cómo se logra que las personas ocupen puestos de responsabilidad, para que tomen las decisiones en lugar de operar a un nivel bajo en estas organizaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here