Julia Cagé, presidenta de la Sociedad de lectores de Le Monde e impulsora de la iniciativa

¿Cómo pueden los medios de comunicación recuperar la confianza de los lectores, que atraviesa uno de los peores niveles según distintos estudios y encuestas? Francia acaba de ver nacer una iniciativa, impulsada por el periódico Le Monde, que va justo en esa vía, y que quiere que redactores y ciudadanos puedan formar parte del accionariado del medio de comunicación y, por tanto, que estén también en la gobernanza del medio, como forma de ir revertiendo esa desconfianza.

El proyecto, que se ha denominado Un Bout Du Monde, creado por la presidenta de la Sociedad de lectores de “Le Monde”, Julia Cagé, (profesora de economía, especialista en financiación de medios y autora, entre otros, del libro Salvar los Medios de Comunicación), nace con un objetivo claro: “La reconquista democrática de los medios de comunicación y restaurar la confianza de los ciudadanos en ellos”, que es el eje central de las tesis planteadas por Cagé en sus libros. Inicialmente, se centra sólo en el periódico francés, pero con visos de extenderse a otros medios.

La iniciativa ha surgido de manos de Cagé al comprobar que la Sociedad de Lectores de Le Monde, creada en 1985 para defender la independencia del medio, “no es el vehículo ideal” para avanzar en esa democratización del medio. A pesar de que la redacción de Le Monde es una de las redacciones de periódicos de todo el mundo que mayor poder de decisión tiene con respecto a las medidas que puedan tomar sus accionistas mayoritarios, con incluso poder de veto, se considera que la entrada de nuevos socios accionistas “es muy compleja por su personalidad jurídica”.

Te puede interesar:   Los periódicos que piensan en reducir los días de la edición impresa ya tienen un caso para analizar: el Salt Lake Tribune deja de imprimirse entre semana

La nueva asociación  acaba de lanzar una campaña de crowdfunding en la plataforma KissKissBankBank destinada a “contribuir a la defensa de la independencia del Grupo Le Monde”.

Aunque no ha recibido garantías de los accionistas mayoritarios del Grupo Le Monde de que el futuro fondo patrimonial que han anunciado para Le Monde se abrirá a esta nueva entrada de socios, Julia Cagé está segura de que puede convencerlos. “Nuestros recursos nunca estarán al nivel de los de los principales accionistas del panorama mediático francés”, admite. “Pero conocen el contexto de desconfianza que hay frente a los medios en Francia y si les ofrecemos un modelo más democrático, se interesarán”.

Un Bout du Monde, la nueva asociación sin fines de lucro en la que cada miembro tiene un voto en una junta general a partir de una donación de 5 euros, “está diseñada para brindar esta garantía democrática.”

Uno de los anuncios promocionales del nuevo proyecto

Para su primera campaña de recaudación de fondos, se ha fijado un objetivo de 150.000 euros. “La idea es tener una herramienta que pueda insertarse en el contexto de grandes grupos de prensa como el Grupo Le Monde y situar a los lectores, ciudadanos y periodistas en el corazón de la gobernanza de los medios” , explica la profesora de economía y presidenta de la Sociedad de Lectores de Le Monde.

Te puede interesar:   Google y Facebook fueron las fuentes que más tráfico enviaron a medios en 2020

Un Bout du Monde no se abstiene de ir más allá del Grupo Le Monde y acudir al rescate de los redactores que quieran adquirir una participación en sus medios de comunicación. Cagé cita como ejemplo de lo que podría ser su ámbito de actuación el de la Nueva Revista Literaria, vendida en mayo a su competidor Read, cuyos empleados habían intentado en vano hacer una oferta competitiva para que no se vendiera el medio o el traspaso de capital de Liberation a un fondo patrimonial.

 

Según Cagé, los tres objetivos son:

  • Permitir gracias a las campañas de crowdfunding, el ingreso de periodistas y ciudadanos al capital de los medios de información mediante la adquisición de acciones o participaciones.
  • Ofrecer apoyo operativo y financiero a periodistas y empleados que tratan de organizar su entrada en el capital de sus medios.
  • Movilizar en torno a iniciativas lideradas por el personal editorial para proteger su independencia: foros, peticiones, apelaciones a las autoridades públicas, campañas de concienciación…
 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here