Laura Rocha, periodista argentina y presidenta de Periodistas por el Planeta (PxP), se especializa en temas de ambiente y desarrollo urbano.

La idea surgió después de la cumbre de cambio climático de París, en 2015. Las periodistas argentinas Laura Rocha, Marina Aizen y Pilar Assefh viajaron a cubrir el evento para los diarios La Nación, Clarín y El Cronista, respectivamente. En concreto, se prometieron impulsar “diferentes formas de contar la historia más importante para ser contada en estos tiempos”. Con “la historia” se refieren a la crisis socioambiental, con ejes en la crisis climática y la alarmante pérdida de biodiversidad que se sufre a nivel planetario.

Ese deseo acordado en París se materializó el 8 de marzo de 2018, cuando nació Periodistas por el Planeta (PxP). Se organizó bajo la figura de organización civil y hoy, a casi 7 años de aquel primer encuentro, trabajan de manera estable en la organización entre 8 y 10 personas, según el proyecto, y han conformado una red de periodistas en Argentina y América latina a los que les ofrecen recursos de capacitación y becas para asistir a eventos internacionales o escribir historias de un modo diferente.

“Observamos que no alcanzaba con lo que los medios mainstream y tradicionales hacían, sino que era necesario empezar a hablarle con un lenguaje más cercano a otras audiencias”, cuenta Laura Rocha, cofundadora y presidenta de PxP.  Con ella hablamos en profundidad sobre uno de sus proyectos más ambiciosos, Comunidad Planeta, algo así como una “usina de recursos y contenidos” que muestra realidades diversas de América Latina. 

Concretamente, PxP se propuso producir una historia cada 20 días y publicarla en sus plataformas (tienen su sitio y cuentas en Instagram, Facebook y Twitter). Pero la particularidad es que esos contenidos los publica bajo licencia Creative Commons y son puestos a disposición de otros medios, que en alianza amplifican el mensaje. 

Sobre ese proyecto, los objetivos y cómo sistematizaron el proyecto hablamos con Rocha, que trabajó durante 17 años en el diario La Nación fortaleciendo la mirada ambiental del medio, actualmente escribe para Infobae y está terminando una maestría en Economía Urbana, en la Universidad Torcuato Di Tella. 

 

El medio argentino La Tinta fue uno de los aliados de Comunidad Planeta.

 

(P) ¿Qué se proponen con Comunidad Planeta?

(R) El objetivo fue crear una suerte de usina de recursos y contenidos interseccionales sobre clima y energía, que mostrara realidades diversas de América latina. Historias locales que hablaran de problemáticas globales, en las que el cambio climático interactúa con cuestiones de derechos humanos, géneros, economía o salud, entre otros. Poder llevar las experiencias a públicos y audiencias de la región, mostrando la relación estrecha que existe entre las realidades urgentes que vivimos y el cambio climático. Todo, siempre, en español. 

 

(P) ¿Cuántos contenidos produjeron y cuántos autores trabajaron? A su vez, ¿cómo eligieron o buscaron a esos autores? 

(R) Desde que comenzó Comunidad Planeta, se han publicado historias cada 20 días, en promedio. Al menos han participado del proyecto 20 periodistas de la región. Al comienzo, hicimos una selección de una decena de colegas que trabajan estos temas y luego se fueron sumando contenidos por proyectos y asociaciones con otras organizaciones como Climate Tracker o capacitaciones y cursos que hemos generado desde PxP. Hoy, ya hay colegas que ofrecen contenidos y, desde hace unos meses, contamos con una editora, la periodista costarricense Michelle Soto, quien también hace convocatorias para poder contar con nuevas historias. 

 

(P) ¿Sobre qué temas produjeron contenido y con qué lógica? Es decir, desde un principio se propusieron hablar de determinados temas o la propia red fue proponiendo hablar sobre esos temas. 

(R) Los temas, como mencioné antes, están relacionados con la interseccionalidad de la crisis climática y las realidades de América latina. En esta línea, se han producido contenidos sobre energías renovables y pueblos desconectados; las oportunidades y evolución del hidrógeno verde en la región; la lucha de los defensores ambientales y cómo, en muchos casos, esto les cuesta la vida; cómo se vive en las zonas de sacrificio, en Chile. También intentamos desarrollar diferentes formas narrativas: por ejemplo, contar la dinámica de los ríos voladores que llevan el agua desde la Amazonía a distintos países de América del Sur y su relación con la deforestación. Esta historia se contó a través de una historieta animada que tuvo gran repercusión. 

(P) Si bien muchas historias son contadas con una nota en profundidad y fotos, fueron sumando videos, galerías de fotos, cómics, entre otros ejemplos. ¿Cómo definen el formato de cada historia? 

(R) La idea, el gran desafío que tenemos en PxP, y en Comunidad Planeta lo replicamos, tiene que ver con poder hablar con otros públicos. Acercar a otras audiencias a temas que muchas veces se perciben como lejanos a las realidades cotidianas. En esto, el trabajo con escritoras también fue un hallazgo. A través del arte, hemos podido difundir cuestiones complejas de una forma no sólo comprensible sino también con una estética y una calidad superiores. 

“Ríos Voladores: sin bosques, no hay lluvias”, fue una historia republicada en Mongabay.

Vale aclarar que PxP tiene varios proyectos en marcha. Por un lado, conformó una red de periodistas de América Latina, a la que este año buscará fortalecer con cursos y capacitaciones. También trabajan con un colectivo feminista y ecológico de escritoras e investigadoras muy prestigiosas, como Gabriela Cabezón Cámara, Dolores Reyes, Claudia Aboaf, Maristella Svampa y Soledad Barruti. Con ellas conformaron el movimiento Mirá. Además, tienen proyectos de comunicación junto a otras organizaciones en Argentina como Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). 

 

(P) Más allá del formato, ¿qué caracteriza a un contenido de Comunidad Planeta?

(R) La característica central de nuestra comunicación es que busca mostrar que la crisis climática nos atraviesa. Que la transición no sólo debe ser energética. Que estamos frente al desafío de un cambio de paradigma. Y que, para conseguirlo, es necesario comprender que los modos de consumo y producción a los que estamos acostumbrados tienen que cambiar, porque son los que nos trajeron hasta acá. 

 

(P) Otro tema clave del proyecto fueron las alianzas con otros medios para la  republicación de las historias. ¿Cómo se gestaron esas alianzas de republicación? ¿En cuántos medios se distribuyó contenido del proyecto?

(R) La idea de hacer alianzas con otros medios nace de nuestra vocación por conformar una red de periodistas latinoamericanos de habla hispana que se nutra y crezca de la mano de uno de los temas más urgentes que nos toca contar. Creemos que, ante la crisis que viven los medios masivos de comunicación en la región y en el mundo, el periodismo colaborativo es lo que puede mantenernos a flote. La idea siempre es generar contenidos de calidad que otros medios, con licencia Creative Commons, puedan reproducir. Las alianzas se fueron gestionando poco a poco, hablando con cada uno de los responsables y editores de los medios que se fueron sumando con mucho optimismo. Algunos de los que forman parte de esta alianza son: elDiarioAr, Diálogo Chino, RED/ACCIÓN, La Tinta, Latfem (Argentina), El Espectador (Colombia); Red Ambiental de Información (Bolivia); IPS (Agencia de Noticias de América latina); El Surti (Paraguay); Ojo al Clima (Costa Rica); y Mongabay Latam

 

(P) ¿Cómo se financia el proyecto? 

(R) Este proyecto se financia gracias al aporte de diferentes grants y convenios que PxP consigue y firma con distintas organizaciones nacionales e internacionales como son la European Climate Foundation, la Embajada Británica en Buenos Aires, Asociación Argentina de Abogados Ambientales, y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). 

 

(P) En qué medida cumplieron los objetivos que se plantearon al comenzar?

(R) La verdad es que se están cumpliendo con creces. Se cumplió poco más de un año desde la primera publicación y cada día nuevos medios se quieren sumar y cada vez hay más colegas interesados en participar de la iniciativa. Por supuesto que seguimos aprendiendo mucho y estamos en una etapa de devolución de los participantes, para poder comprender de qué forma podemos colaborar mejor con cada uno de ellos. También es importante destacar que Comunidad Planeta tiene una gran presencia en las redes sociales y eso también ayuda muchísimo a la difusión de los contenidos. 

 

 

(P) ¿Cuál es el principal aprendizaje del proyecto? 

(R) Uno de los principales aprendizajes está relacionado con lo que mencioné sobre el periodismo colaborativo. La irrupción de las redes sociales, el flujo incesante de información e incluso de desinformación que nos rodea nos pone en la obligación de tratar de ser más creativos. Tenemos que dejar de hablar entre nosotros para hablarle a audiencias cada vez más diversas y atraerlas con mensajes claros y abordables. Creo que lo que nos falta es poder involucrar a editores y medios que no escriben o no cuentan con los temas ambientales en sus agendas porque no creen que estén dentro de su espectro. Nuestro desafío es poder llegar también a esas audiencias. 

 

(P) ¿Cómo sigue Comunidad Planeta en 2022?

(R) Seguirá sumando historias y medios que puedan replicar estos recursos. En 2022, queremos profundizar los temas de transición energética, tendencias, también contar sobre algunas soluciones al cambio climático que se están ensayando en los territorios. Tenemos muchas cosas pensadas en términos de creatividad, pero esas son sorpresa. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí