Puck estrenó su web el pasado lunes, tras un periodo beta en que sólo funcionaba mediante newsletter.

La (moderada) tendencia que se da en algunos países, sobre todo en EE. UU., a que periodistas consagrados abandonen sus periódicos para probar fortuna en medios basados en periodistas-estrella, o creen sus propios canales de suscripción, dio el pasado lunes un paso importante con la puesta de largo de Puck.

Con el lema Puck empieza donde las noticias acaban, el nuevo medio, que era accesible hasta ahora sólo mediante newsletter, desveló su nueva web, en la que los periodistas-estrella que ha fichado publicarán sus artículos e investigaciones.

Puck se centra en cuatro focos informativos: Wall Street, con la información económica y empresarial; Washington, con la información política; Silicon Valley, con todas las novedades sobre tecnología y emprendimiento y grandes plataformas, y Hollywood, con todo lo que es ocio y entretenimiento.

Puck es una importante piedra de toque para saber si el modelo de medios basados sólo en periodistas-estrella y sus análisis puede ser negocio. Hasta ahora, los principales avances en este tipo de nuevos medios se habían dado en dos direcciones:

  • Por un lado, con canales individuales. Esto es, periodistas que abrían su cuenta en plataformas como Substack y otras, y lanzaban una suscripción de pago para acceder a su contenido.
  • Por otro lado, con medios muy de nicho, que agrupaban a estos periodistas-estrella, pero centrándose en un tema concreto, como por ejemplo el deporte. Es el caso, entre otros, de Defector, que reúne a grandes firmas del deporte.

Sin embargo, no hay experimentos a gran escala de cómo puede funcionar un medio basado sólo en periodistas-estrella y sus artículos. Aunque la forma de consumir información en la actualidad es mucho más fragmentaria que antes, la falta de una cosmovisión, de unos artículos que contextualicen o hagan seguimiento de lo que sucede en un área concreta, de editoriales, más allá de lo que consideren noticia sus articulistas-estrella, puede pasar factura a medio plazo. Pero está por ver.

Otra de las características que aporta Puck, aunque ya se ha visto en otros medios, es la explotación a dos niveles del tipo de lector.

Por un lado, una membresía normal, de 12,99 dólares mensuales o cien anuales, que da acceso a artículos diarios y noticias de última hora, correos electrónicos personales directamente de los autores, acceso a entrevistas en vivo con protagonistas, contenido exclusivo de podcast y artículos y acceso ilimitados a archivos.

Pero por otro lado quiere enfocarse en los brand lovers, en los lectores más fieles y fans, Ahí la suscripción a lo que Puck llama The Inner Circle, que cuesta 250 dólares al año, y que permite, además de todo lo que otorga la membresía normal, mantener conferencias telefónicas extraoficiales con los periodistas, en busca de información exclusiva o diferencial, reuniones exclusivas en persona, acceso anticipado a nuevas funciones editoriales y de productos, y acceso exclusivo a colaboraciones de merchandising exclusivas de Puck. Puck quiere atraer a este círculo interior a los que quieren “acceder al talento de la élite de Puck”.

7 millones en una ronda de financiación

Puck recaudó 7 millones de dólares en una ronda de financiación a principios de este año liderada por 40 North Media.

La empresa fue fundada por Joe Purzycki, cofundador de la empresa de podcasts Luminary; Jon Kelly, ex editor del New York Times y fundador de “The Hive” de Vanity Fair; y el antiguo ejecutivo de medios digitales y antiguo empleado del Athletic, Max Tcheyan.

En el aspecto comercial, desvelaba Axios recientemente, la compañía contrató a Liz Gough de Condé Nast como cofundadora y directora de operaciones para administrar sus operaciones comerciales, marketing B2B y publicidad. También contrató a Isabella Lichauco como estratega social y de marca, y Alexandre Bocquet como estratega de crecimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here