Facebook Australia
Foto de archivo del dueño de Facebook, Mark Zuckerberg en una visita al parlamento europeo en 2018.

Facebook anunció ayer que no va a permitir que ni los medios de comunicación ni los usuarios compartan noticias o puedan verlas en esa red social en Australia. El anuncio de Facebook nace como respuesta a la ley australiana que obliga a las tecnológicas a pagar por los contenidos y que ha llevado a Google a plantearse también abandonar el país.

Según Facebook, la ley australiana nacida del News Media and Digital Platforms Mandatory Bargaining Code (PDF)  “malinterpreta fundamentalmente la relación entre nuestra plataforma y los editores que la utilizan para compartir contenido de noticias. Nos ha dejado frente a una dura elección: intentar cumplir con una ley que ignora las realidades de esta relación, o dejar de permitir [que se comparta] contenido de noticias en nuestros servicios en Australia. Con el corazón apesadumbrado, elegimos lo último”.

En el comunicado en el que anuncia su decisión, Facebook se desmarca de Google y asegura que su caso no debería someterse al mismo tipo de ley que el buscador. “Nuestras plataformas tienen relaciones fundamentalmente diferentes con las noticias. La búsqueda de Google está inextricablemente entrelazada con las noticias y los editores no brindan voluntariamente su contenido, pero en nuestro caso, los editores eligen voluntariamente publicar noticias en Facebook, ya que les permite vender más suscripciones, aumentar su audiencia y aumentar los ingresos publicitarios”.

De hecho, añade Facebook, “como le hemos dejado claro al gobierno australiano durante muchos meses, el intercambio de valor entre Facebook y los editores va a favor de los editores. El año pasado, Facebook generó aproximadamente 5,1 mil millones de referencias gratuitas a editores australianos por un valor estimado de 407 millones de dólares australianos”.

 

Tras la decisión de Facebook, así queda el uso de noticias en la red social en Australia:

Para los editores australianos, esto significa:

  • No pueden compartir ni publicar contenido en las páginas de Facebook.
  • Los administradores aún podrán acceder a otras funciones desde su página de Facebook, incluidas las estadísticas de la página y Creator Studio.
  • Se continuará permitiendo el acceso a todos los demás servicios estándar de Facebook, incluidas las herramientas de datos y CrowdTangle
Te puede interesar:   Natalia Uval: “La comunidad que construimos es el activo más importante de la diaria” 

Para los editores internacionales, esto significa:

  • Pueden seguir publicando contenido de noticias en Facebook, pero el público australiano no puede ver ni compartir enlaces ni publicaciones.

Para los usuarios de la red en Australia, esto significa: 

  • No pueden ver ni compartir contenido de noticias australianas o internacionales en Facebook ni contenido de páginas de noticias australianas e internacionales.

Para los usuarios de Facebook fuera de Australia esto significa:

  • No pueden ver ni compartir contenido de noticias australianas en Facebook

 

¿Beneficia o perjudica a los medios la decisión de Facebook?

Tras el anuncio de Facebook de que no permitirá noticias en su red, que podría extenderse en el futuro a aquellos países en los que se quiere regular el uso de contenido entre tecnológicas, la pregunta es: ¿beneficia o perjudica a los medios esta decisión?

Hay opiniones confrontadas: para unos, la decisión de Facebook supone un perjuicio para los medios, porque van a dejar de recibir un flujo importantísimo de visitas procedentes de la red social, en muchos casos la segunda fuente de tráfico externa después de Google.

Consideran que tanto Google como Facebook eran una forma de que los medios captaran usuarios fuera de su perímetro de influencia habitual. Lo que ha fallado en estos casos, indican, es que los medios no han sabido poner en marcha estrategias para monetizar esos usuarios más allá de servir impresiones. La decisión de Facebook, en caso de que la siga Google, indican, puede ser una puntilla para los medios con menos músculo financiero, que de la noche a la mañana van a ver reducido su tráfico, en el caso de Google y Facebook, a un 20 o 40% de lo que tienen ahora o incluso menos.

Te puede interesar:   Así funciona Draft Assistant, el programa de inteligencia artificial del WSJ que redacta borradores de noticia

Del lado de los que creen que es una mala decisión están también quienes creen que es una derrota del internet libre y que no sólo salen perjudicados los medios, sino también la sociedad en general. 

Para otros, sin embargo, la decisión de Facebook es un paso adelante. Entienden que, por un lado, se regula de una vez el uso del contenido y se obliga a remunerar a los medios, ya que son estos los que pagan a los redactores que elaboran la información y que Facebook y Google se aprovechan sin pagar por ese contenido. Cuando hay que soportar pérdidas, agregan, el que sufre es el medio y no las tecnológicas, porque no tienen plantilla sino que se aprovechan del trabajo de los medios.

Los que creen que es bueno para los medios sostienen, además, que pasado un tiempo inicial, las visitas de los medios aumentarán, porque consideran que ante la ausencia de noticias en Facebook, los usuarios irán a la fuente original a informarse.

En este último grupo de los que creen que es una buena decisión, una de las frases más usadas es que Facebook da visitas, pero que son sólo una parte de las que ha ido quitando poco a poco al acostumbrar a los usuarios a tener la información en la red sin pagar por ella y evitar que vayan a los medios a informarse en primera instancia. Argumentan además que cuando Facebook se cae, los medios de comunicación notan un crecimiento de visitas directas que supera a las que dejan de llegar por Facebook como referrer, y que ahí está el ejemplo de que Facebook, más que aportar, ha ido quitando presencia a los medios poco a poco aprovechándose del esfuerzo económico y de producción de los medios.

 

ACTUALIZACIÓN 23 DE FEBRERO: Facebook anuncia que restaurará las páginas de noticias en Australia tras llegar a un acuerdo con el Gobierno (El País)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here