The Economist ha crecido en beneficios y en suscriptores en el año fiscal 2020-2021

The Economist Group acaba de publicar su Informe anual, que revela un importante crecimiento en el año fiscal 2020/21. El año terminó con un beneficio operativo de 41,8 millones de libras (casi 49 millones de euros), un aumento de 8,9 millones de libras esterlinas (10,4 millones de euros), lo que supone un 27% de incremento con respecto al año pasado.

Portada del informe anual de The Economist

The Economist registró un crecimiento récord de suscriptores, que aumentó hasta 1,12 millones, lo que supone una mejora anual del 9%, el mayor aumento registrado en un solo año hasta el momento.

El informe anual confirma que se han incrementado también las conversiones de trials o prueba a suscripción de pago, así como las tasas de retención.

The Economist Intelligence Unit (EIU), la división de investigación y análisis de The Economist Group, dirigida a empresas, experimentó también un aumento del 44% en nuevos negocios.

Economist Events, la división encargada de la organización y explotación de los eventos, pasó rápidamente a plataformas virtuales debido a la covid-19, y ha llegado a realizar 171 eventos, con 70.000 asistentes y más de 300 patrocinadores.

 

Algunas claves del crecimiento

¿Cuáles son las claves de los resultados obtenidos por The Economist en este año fiscal? Estas cuatro que siguen a continuación han ayudado notablemente a ello:

  • Los nuevos productos lanzados han mejorado el alcance del medio. Un nuevo podcast, The Jab, analizó el lanzamiento mundial de vacunas; los boletines digitales, como Simply Science y Off the Charts, ampliaron la presencia de The Economist en áreas de interés para los lectores; el periodismo de datos interactivo cubrió muchos aspectos no reportados de la pandemia y dio pronósticos interesantes de las elecciones estadounidenses; un programa de contenido solo para suscriptores incluyó una serie de seminarios web con editores y líderes mundiales como Bill GatesUrsula Burns y Christine Lagarde para discutir problemas globales críticos. Un rediseño de la página de inicio de economist.com y las actualizaciones de la aplicación Espresso mejoraron también la experiencia del usuario.
  • Aparte de las mejoras editoriales, ha habido una inversión significativa en tecnología digital, que incluye una nueva plataforma bautizada como Future Customer Experience (Experiencia del Cliente Futuro) diseñada para transformar y mejorar la experiencia del suscriptor, y aumentar el compromiso y la retención.
  • EIU lanzó “EIU Viewpoint“, un producto digital que combina los conocimientos políticos y económicos expertos de EIU con pronósticos económicos y datos patentados. “La nueva plataforma de suscripción B2B ayuda a empresas, académicos, gobiernos e instituciones financieras a mantenerse al tanto de las cambiantes dinámicas globales y planificar el futuro”, explican desde The Economist.
  • Economist Education, una nueva oferta de educación ejecutiva online, de la que ya hablamos el pasado mes de marzo en Laboratorio de Periodismo. The Economist lanzó entonces el primero de una serie de cursos, escritos e impartidos por periodistas de The Economist y diseñados “para equipar a los líderes empresariales con los conocimientos y habilidades que necesitan para dirigir sus organizaciones”, indicaron desde The Economist.

“En este año turbulento -comenta Lara Boro, directora ejecutiva de The Economist Group-,   nuestro objetivo de brindar información confiable a nuestras audiencias globales nunca fue más importante. Nuestros resultados son testimonio de la capacidad de recuperación, agilidad e innovación de nuestros colegas. Mientras miramos hacia un futuro más allá de la pandemia, tenemos una clara oportunidad: construir con base en la excelencia de nuestro contenido y la fortaleza de nuestras marcas, y avanzar en la búsqueda del progreso para las personas, las organizaciones y el mundo”.

Te puede interesar:   Cómo crecer con Instant Articles (FB): el caso de Genesis Media

“El compromiso con una inversión más rápida en productos y tecnología, así como una colaboración intensiva entre los lados editorial y comercial del Grupo garantizará una mejora rápida y continua en nuestras capacidades digitales y significará que nuestros suscriptores pueden consumir en los próximos años nuestro periodismo en una forma y con una cadencia que responde verdaderamente a sus necesidades”, dijo Zanny Minton Beddoes, editor en jefe de The Economist.

 

Más información:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here