Se sabe que el engagement es un valor que persiguen los medios de comunicación porque es un buen punto de partida para conseguir lectores, suscriptores o miembros. Principalmente con ese objetivo, Clarín, uno de los diarios argentinos más importantes, lanzó un bot en Telegram que muestra en “tiempo real” la “cocina” de la redacción más grande de la Argentina: cómo se elige qué historia se va a cubrir, con qué recursos se va a cubrir esa historia, cómo trabaja un corresponsal, cómo se hace un reportaje fotográfico, y hasta cómo definen qué temas o historias protagonizarán la tapa en papel y la portada de la home, algunos ejemplos del contenido compartido en la plataforma de mensajería instantánea. 

Inmersión Clarín es el experimento digital que lanzó Clarín el domingo 29 de noviembre. Se trata de un ensayo periodístico documental que por su formato permite acompañar a un grupo de periodistas durante cinco días en la producción de cinco historias diferentes. Forma parte de las iniciativas del medio argentino por motivo de su 75 aniversario

Tal como explican en este artículo publicado en el sitio, es un “innovador viaje a la redacción del diario”, ya que permite conocer “en tiempo real” la intimidad del diario y conocer todos los pasos que se siguen para la realización de su edición impresa y digital.

Para conocer la propuesta, el lector debe bajar la aplicación Telegram en su dispositivo Android o IOS. Una vez en la plataforma, tiene que unirse al canal @InmersiónClarínBot. A través de este bot, los usuarios empiezan a recibir llamadas de los editores y mensajes de los periodistas con videos, fotos, textos, infografías e imágenes 3D, que muestran el proceso que los distintos equipos de Clarín hacen a diario para producir las noticias. 

 

Material filmado durante tres meses

Desde el medio explican que todo el material fue filmado a lo largo de tres meses y contiene notas reales que fueron publicadas. “Mediante mensajes de texto el bot irá contando cómo se originan y trabajan en la redacción temas diversos, en un año en que la pandemia alteró los procesos naturales de trabajo”, destacan. 

Es una experiencia individual y gratuita. Conecta al lector y los periodistas, y lo hace de manera personalizada: el bot continuamente se dirige al usuario por el nombre con el que se registró. Incluso, quien se suma a esta experiencia, también recibe información por mail con materiales suplementarios y de profundidad. 

De esta manera, Clarín usa la tecnología para contar lo que hacen en un lenguaje y en un formato que usa la propia audiencia. Además de esa aproximación con los lectores, propone esa idea de permanecer conectados durante cinco días.

 

Te puede interesar:   Los periódicos que piensan en reducir los días de la edición impresa ya tienen un caso para analizar: el Salt Lake Tribune deja de imprimirse entre semana

El uso del tiempo sincronizado, un factor clave para narrar las historias

La inmersión representa uno de los componentes centrales de esta experiencia: estamos frente a un caso de narración sincronizada. Esto significa que cada mensaje está temporalmente sincronizado. Así es como logran una simulación del tiempo real. 

Esta posibilidad de mantenerse en línea resulta clave para generar engagement, porque el usuario quiere seguir viendo lo que sucede en cada jornada periodística. 

Inmersión Clarín fue realizado por Gallo Media, con la dirección de Julián Gallo. En su última publicación en la plataforma Medium, el periodista, consultor y especialista en comunicación digital argentino se refirió a este “experimento narrativo basado en un chatbot lineal que funciona sobre el mensajero Telegram”. 

En principio, destaca que “este relato documental tiene como característica la capacidad de vincular al usuario a la misma dimensión temporal de los protagonistas”. “Llamamos a esta técnica narración sincronizada. De esta forma la secuencia de mensajes siempre se corresponde a un momento específico y es enviada al usuario en un momento equivalente al original”, desarrolla. Y destaca: “Recibir los videos en los mismos horarios en que fueron realizados cambia la percepción del contenido”. 

Además de la secuencia de mensajes en “tiempo real simulado”, añade que “hay otros contenidos asincrónicos presentados a modo de informes especiales que se entregan a lo largo de la experiencia”.

Por otra parte, Gallo pone el foco en que esta propuesta “sirve para explorar una técnica nueva con público real, con contenido real”. 

“El experimento demuestra que el paso del tiempo entre los mensajes produce un efecto psicológico inmersivo sobre la narración (de ahí el nombre del proyecto). No sólo por la sincronicidad noche es noche, día es día; sino por el vínculo que desarrolla el contenido entre mensaje y mensaje. La pausa entre mensajes, el tiempo que pasa entre ellos, el lapso de lo que no está, todo esto es también una parte principal del contenido”, enfatiza.

 

Telegram, un canal flexible para desarrollar el experimento

Respecto de elegir a Telegram como el canal para distribuir el contenido, Julián Gallo explica en su artículo que es la “única plataforma con las capacidades requeridas” para desarrollar el experimento. “Tiene una extraordinaria flexibilidad y numerosas funcionalidades para realizar casi todas las ideas que tuvimos”, añade. 

 

Te puede interesar:   Google y Facebook fueron las fuentes que más tráfico enviaron a medios en 2020

Las coberturas seleccionadas para armar el proyecto digital

Durante la experiencia temporal simultánea, el usuario se mantiene en contacto con los protagonistas de este proyecto: editores, periodistas, fotógrafos, diseñadores, entre otros integrantes del equipo periodístico de Clarín. 

Para tener una idea, algunas de las coberturas incluidas en Inmersión Clarín tienen que ver con seguir a un periodista de policiales a lo largo de una investigación sobre vehículos utilizados en asaltos por “motochorros”. O acompañar a la corresponsal de Clarín en Washington (Estados Unidos) mientras hace entrevistas para un informe sobre racismo. 

También se puede ver el proceso de trabajo que hace un fotógrafo del medio para un reportaje sobre el drama de quienes viven y duermen en las calles de Buenos Aires.

Otro ejemplo es acompañar al Jefe de Política, desde que sale de su casa rumbo a la redacción, y la comunicación que mantiene con un periodista de la sección que trabaja en torno a un documento que puede terminar siendo una revelación. Se trata de una manera de exponer la rigurosidad con la que abordan sobre las investigaciones que implican una denuncia.

Experimentar una reunión de tapa o de los temas centrales para definir qué contenidos irán en la home del sitio es otro recorrido que ofrece este proyecto digital. 

El contenido compartido a través de Telegram se complementa con otros materiales Por ejemplo, una entrevista al editor general, Ricardo Kirschbaum, quien responde sobre los cambios en el periodismo moderno. 

A lo largo de los cinco días, también hay lugar para aproximarse al trabajo que hace el área Visual y Redes Sociales. 

En todos los casos, el usuario recibe contenido en diversos formatos y lenguajes digitales. 

“La forma que tendrán los medios del futuro está en blanco. No sabemos cómo será, qué forma tendrá, ni en qué dispositivo se distribuirá, por eso explorar las tecnologías para contar noticias e historias es indispensable. Exploramos para entender y al mismo tiempo inventamos”, reflexionan desde Clarín. 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here