Captura de uno de los fotogramas del primer vídeo de la campaña Impact, centrado en los Papeles de Afganistán

La necesidad de atraer tráfico en el mayor volumen posible, algo que, pese a los avances en modelos de suscripción, sigue siendo en muchas ocasiones necesario, no sólo para generar ingresos por impresiones sino también para alimentar la parte ancha del embudo de suscripción, ha relegado a un segundo plano, o incluso totalmente al olvido, las campañas de marca de los medios de comunicación, que antes eran más habituales para llevar a los lectores a los quioscos.

La compra de tráfico en Facebook y otras redes sociales, en plataformas de compra de tráfico como Taboola así como en algunos casos hasta SEM, se lleva parte del presupuesto de marketing.

Pero en un momento en que hay bastante confusión entre lo que una red social hace, en cuanto a información, y los deberes y estándares que, por lo general, cumple un medio de comunicación de calidad, las campañas de marca son necesarias precisamente para que en especial las nuevas generaciones, pero también el público en general, sepa dónde debe acudir cuando busca información fidedigna.

Ayer, The Washington Post anunció el lanzamiento de Impact, su primera campaña de marca nacional, precisamente para poner de relieve esas diferencias y su trabajo diferencial, así como “la relevancia de su periodismo original para las personas, las instituciones y la cultura”.

La campaña “Impact” contará con un conjunto de anuncios de 30 segundos que muestran a los espectadores diferentes trabajos diferenciales que ha realizado The Post. “Incluirá una variedad de historias trascendentales, desde noticias que informan sobre políticas hasta historias que mueven instituciones o mejoran la vida cotidiana”, explican.

Te puede interesar:   Tendencias en redes sociales en 2022

“La misión de nuestros periodistas es descubrir la verdad y que nuestros reportajes tienen un impacto en el mundo”, comenta Kristine Coratti Kelly, directora de comunicaciones de The Washington Post. “Queríamos utilizar el ‘impacto’ como punto de partida para esta campaña y, en primer lugar, mostrar a la gente de The Post lo que la gente conoce, y luego sorprenderlos con informes poderosos que tal vez no esperaban”.

Cada anuncio de 30 segundos “destilará y comprimirá las historias ricas y complejas de The Post, al igual que lo haría un avance de una película”.

Primer anuncio dedicado a los Papeles de Afganistán

El primer anuncio se centra en las investigaciones que realizó el Washington Post y que derivaron en lo que se ha llamado los Papeles de Afganistán, “una serie de seis partes que arroja luz sobre la verdad sobre la guerra de Afganistán”, indican desde el diario capitalino. “Con una partitura conmovedora y gráficos llamativos, el anuncio lleva al espectador a través de la historia y muestra la cantidad de trabajo que requirió el reportero de investigación Craig Whitlock y la redacción del Washington Post para sacar la información a la luz”.

Te puede interesar:   La superación personal, uno de los principales motivos de los jóvenes para escuchar audio hablado

Modificación del logo del WP en la campaña

“Queríamos cautivar a la gente emocionalmente y crear algo audaz tanto en estilo como en tono que se vuelva reconocible, y de forma única en The Washington Post, a lo largo de la campaña”, agrega Kelly. “Con ese fin, abriremos estos espacios reencuadrando nuestro icónico logo en forma de ojo de cerradura. Es la metáfora perfecta para mostrar nuestra evolución como organización de noticias, nuestra herencia única y la diversidad caleidoscópica y el impacto de nuestro periodismo “.

Los anuncios futuros destacarán “la variedad de reportajes que los espectadores pueden encontrar en las diversas plataformas de The Washington Post, avivando la curiosidad mucho más allá de lo esperado hasta las historias y reportajes interactivos de lectura obligada que son relevantes para la vida de las personas”.

The Washington Post trabajó con el fundador y director ejecutivo de GoingConcern, Andrew Essex, un equipo creativo de la firma de publicidad y diseño Buddha Jones dirigido por Alyson Jones y Julie Bloomfield, y la agencia de medios Noble People para la campaña. La página de destino fue diseñada por un equipo de Pentagram dirigido por Eddie Opara. El primer anuncio se publicó ayer en los canales de medios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here