"Nanísimo", en una de sus emisiones en Twitch

Los medios de comunicación buscan productos que aumenten la conexión con los lectores y generen mucha más fidelidad como requisito necesario para lograr más suscriptores o conseguir que los que ya existen sientan que el dinero que pagan está bien aprovechado y no cancelen la suscripción.

Entre esos productos, destacan dos sobremanera, las newsletter y los pódcasts. Uno cubre la parte escrita y el otro la parte de audio. Tanto las newsletter, como especialmente los pódcast, son también un canal para atraer a gente joven o, al menos, que esté en contacto con la marca periodística y la vaya conociendo.

Un tercer producto que está dando muy buenos resultados en los medios de comunicación que lo están probando, tanto en cuanto a creación de engagement, como de penetración en los jóvenes es Twitch, la plataforma de streaming inicialmente lanzada para transmitir partidas de juegos de ordenador y consola, comentarlos y que el público interactúe, pero cuyo campo de acción se ha ido ampliando, especialmente durante el confinamiento, hasta dar cabida a transmisiones en directo de eventos.

Sin embargo, de la experiencia de los medios que ya están utilizando esta plataforma se extraen algunas conclusiones, como que no es una plataforma para planteamientos impersonales tales como noticiarios comunes, resúmenes de noticias, etc., sino que lo que mejor funciona es su uso como medio para que un periodista hable de algún tema de actualidad o de interés, y pueda interactuar con los miembros. Especialmente funcionan los contenidos de nicho. La creciente popularidad de Twitch como plataforma para el periodismo deportivo es una muestra de ello.

El impacto de las transmisiones no queda sólo en Twitch, sino que se va generando una comunidad de gente que posteriormente sigue a ese periodista o esa marca en otros productos, como por ejemplo las newsletter del medio de comunicación. Interactividad y transversalidad.

Te puede interesar:   Impulsar el valor a través de la transformación digital

Pero ¿es o será Twitch sólo un episodio más en la batalla por mejorar las interacciones entre los medios y las plataformas digitales?  La revista francesa especializada en medios de comunicación La Revue des Medias se hacía precisamente esta pregunta hace unos días.

Su conclusión: “No sólo eso. Más allá de la retransmisión en directo, su principal aportación radica en un espacio ajeno a los vídeos y a la vez central: el chat. Mientras que otras plataformas digitales están allanando el camino para nuevos formatos para escribir y contar noticias (historias, vídeos frente a la cámara, etc.), Twitch se basa en la interacción con el público. Para los medios, esto significa entrar en un proceso de experimentación para definir qué y cómo pueden hacer con sus audiencias”.

Un camino para conocer mejor a la audiencia

Es decir, aparte de esa generación de lealtad por un lado y de llegar a un segmento de edad que no es consumidor habitual de medios, por otro, Twitch puede ser una excelente herramienta para conocer a las audiencias más jóvenes, por esa interacción directa, y con lo aprendido, experimentar y crear nuevos productos o afinar la forma de presentar el periodismo.

Son ya muchos los medios que están probando el uso de Twitch como canal de comunicación, aunque su uso ha seguido siendo más eventual que estable, sobre todo coincidiendo con sucesos importantes. The Washington Post lanzó su canal en 2018 para cubrir eventos en vivo y SkyNews transmitió varios debates políticos. “Lo que la mayoría de estos canales tienen en común es que estuvieron activos durante el auge del contenido no relacionado con los juegos en Twitch. Ahora están inactivos porque se basan en una transmisión de eventos en vivo y no en una experiencia de transmisión de contenido relacionado con las noticias”, recuerda la Revue des Medias.

Te puede interesar:   El País se transforma: nuevo diseño web y nuevo equipo dedicado para audio

Alberto Quian, doctor en investigación en medios de comunicación por la Universidad Carlos III de Madrid, recordaba en un artículo en El Confidencial que algo que garantiza Twitch es la creación de una comunidad alrededor de lo que se está transmitiendo a los usuarios que te están viendo. «La interacción constante es algo que la televisión convencional no tiene», detalla.

Al igual que las newsletter o el pódcast, en las transmisiones en Twitch se genera una intimidad que ayuda a crear comunidad y engagement.

Como muestra, la cobertura de las elecciones presidenciales de EE. UU. que realizó en Twitch el periodista Emilio Doménech Nanísimo, que transmitió por ejemplo sus perreos a ritmo de Bad Bunny, sus bailes con la pegadiza canción de Latinos por Donald Trump y charlas con Ana Pastor y un Antonio García Ferreras en pijama. “Aunque el periodista no es el centro del relato, su magnetismo y ese formato casi de Gran hermano de Twitch permiten digerir temas densos a un público joven”, recuerda Carles Planas en El Día.

Sobre cuál será la evolución, Iago Moreno, sociólogo por la Universidad de Cambridge, lo dejaba claro en este mismo artículo: “Twitch es la red social de vídeo que más crecerá porque es un lugar de encuentro que genera una sensación de cercanía, intimidad e inmediatez que conecta mejor con la generación Z que Youtube, que ya parece artificial, distante y falso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here