Boletín de Salman Rushdie: habla sobre historias que ha leído o visto, historias reales, historias fantasiosas, historias sobre él mismo, etc.

Las newsletter siguen creciendo. Aunque algunos estudios anticipan cierta ralentización del producto en los próximos meses, cada vez, sin embargo, son más los medios, empresas y particulares que recurren a este medio para comunicarse.

En general, la mayor parte de ellos se usan para publicar contenidos informativos (medios o particulares) o comerciales (empresas). Pero hay también ejemplos de otros usos, como los que ha recopilado Substack, una de las principales plataformas para crear y distribuir newsletters.

Estos son cinco ejemplos de otros formatos:

Serializar un libro

Algunos escritores están optando por serializar sus libros a través de Substack u otras plataformas. Una translación a la era digital de lo que eran las publicaciones de libros por entregas en la prensa decimonónica. Cabe recordar, por ejemplo, que la mayoría de las obras maestras de Dickens fueron escritas como entregas mensuales o semanales en periódicos como el Master Humphrey’s Clock y el Household Words, siendo posteriormente reimpresas en libros

Ahora, autores establecidos como Salman Rushdie y Chuck Palahniuk y otros autores menos conocidos publican ficción por entregas mediante boletines o bien fragmentos de sus libros para conocer opiniones. A menudo, los escritores comparten extractos capítulo por capítulo, manteniendo a sus audiencias enganchadas y leyendo juntas. «Esto brinda a los escritores la oportunidad de interactuar directamente con sus lectores y obtener comentarios en tiempo real», indican desde Substack.

Crear una lista de reproducción

Algunos creadores de contenido eligen sus pistas favoritas y comparten listas de reproducción de música directamente con sus lectores en Substack. Algunos adoptan formatos específicos, como publicar una pequeña cantidad de pistas cada semana (ver 3 por 7 y WhoHears), mientras que otros se enfocan en entrevistas, géneros, estados de ánimo o una sola canción.

Flow State, por ejemplo, recomienda horas de música que son perfectas para mantener la concentración, mientras que Coffeehouse ofrece una hora semanal de relajantes sonidos de café.

Crear un club de lectura

Las plataformas de newsletters son un buen medio para crear comunidades de lectura. Algunos grupos abordan un libro clásico en el transcurso de un año, y van publicando los capítulos uno a uno, como Dracula Daily y The Big Read: War and Peace.

Otros eligen un libro para leer en el transcurso de uno o dos meses: Book Club by Numlock, por ejemplo, permite a los lectores votar sobre el próximo libro de una selección rotativa de opciones; Orchard Street Reading Society tiene un enfoque geográfico, centrándose en libros escritos por neoyorquinos o ambientados en Nueva York e incorporando excursiones y eventos regulares en la ciudad. Todos tienen en común que crean una poderosa comunidad de gente leyendo los capítulos y comentando cada entrega.

Otro enfoque, favorecido por Article Club, es leer, anotar y discutir un artículo que invita a la reflexión al mes. Finalmente, Silent Book Club invita a los miembros a leer juntos en camaradería silenciosa.

Ofrecer una clase o una lección

Las plataformas de creación de contenidos pueden ser una herramienta idónea para publicar lecciones, talleres y clases. Story Club, del escritor y profesor George Saunders, explora la escritura creativa en un foro interactivo y orientado a la comunidad. El profesor y exsecretario de Trabajo de EE. UU. Robert Reich, presenta un curso popular sobre riqueza y pobreza, con memorandos de audio y vídeos pedagógicos de larga duración.

Otros dedican sus substacks a fomentar la creatividad en los niños: DrawTogether with WendyMac guía a los niños a descubrir el mundo a través del dibujo. For the Love of Words se suma al formato del club de lectura con preguntas de debate y sugerencias de escritura creativa para niños.

Apoyarse para escribir al menos mil palabras al día

A veces se necesita una comunidad que ayude a abordar un proyecto creativo. Esa es la idea detrás del proyecto #1000wordsofsummer en Craft Talk de Jami Attenberg, una comunidad de 15.000 escritores de todos los niveles que se apoyan mutuamente para escribir 1.000 palabras al día durante dos semanas. (La próxima ronda comienza el 4 de junio de 2022).

Del mismo modo, #The100DayProject es un boletín informativo que acompaña a #100DayProject, una iniciativa global en la que miles de artistas se comprometen con el trabajo creativo diario.

Carissa Potter invita a los suscriptores a pintar con ella todos los viernes en su Substack Bad at Keeping Secrets, mientras que The Artist Entrepreneur Club comparte un desafío semanal para ayudar a los artistas a pensar como empresarios.

Dar consejos

La columna de consejos incondicionales nunca deja de encontrar su camino hacia los lectores entusiastas, y las plataformas de creación de contenidos no son una excepción. Los escritores están compartiendo consejos sobre una amplia gama de temas y experiencias, desde «la preeminente columna de consejos trastornados» del autor John Paul Brammer, ¡Hola Papi!, a los consejos sobre How Not to F*ck Up Your Face de la ex directora de belleza de O, Valerie Monroe.

Substack se presta a columnas de consejos que han saltado de plataforma en Internet. Ask Molly de Heather Havrilesky fue creada como la «gemela malvada» de su antigua columna de consejos, también en Substack, Ask Polly. La columnista de Elle de 27 años, E. Jean Carroll, continúa Ask E. Jean en Substack.

Crear o seleccionar imágenes o cuadros para comentar

Al renunciar al texto de formato largo por la simplicidad de las imágenes, algunos Substackers se centran únicamente en lo visual. Textile Tales, por ejemplo, ofrece una mezcla casi sin palabras de arte textil y de fibra, mientras que Something I Saw comparte una obra de arte sin contexto para que los lectores la contemplen.

Snack time de Ariella Elovic mezcla la ilustración con la escritura en un cómic semanal, mientras que Edith Zimmerman crea pequeñas historias ilustradas sobre su vida en su cómic Drawing Links.

Juegos y rompecabezas

Los acertijos son otro giro creativo en la publicación de Substack. Three’s a party invita a los lectores a intentar adivinar la respuesta correcta con un desafío diario en el que el autor Colin Medwick proporciona tres canciones con un hilo conductor oculto en la letra¿Quién soy? es un meta-crucigrama semanal con un tema oculto: un estímulo para el cerebro, por así decirlo.

Más información: 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí