The New York Times ha llevado a cabo una investigación para determinar cómo se comportan las personas con los altavoces inteligentes. Para ello, adoptaron un enfoque de investigación centrado en el ser humano y realizaron 22 entrevistas de dos horas con los participantes en sus hogares. Observaron a los participantes mientras realizaban sus rutinas diarias con altavoces inteligentes. Los participantes eran tanto suscriptores y no suscriptores de Times, como lectores y no lectores de Times “que forman parte de una audiencia creciente que es más joven, más diversa desde el punto de vista racial y geográfico, y se inclina hacia las mujeres”, indican los autores de la investigación.

Para obtener una imagen más completa de los posibles beneficios y limitaciones de los altavoces inteligentes, eligieron a los participantes de tres áreas distintas de los Estados Unidos: Seattle, Miami y Detroit.

A través de las entrevistas, “queríamos ir más allá de cualquier comprensión básica de por qué las personas eligen usar o no usar altavoces inteligentes. Queríamos ver cómo nuestros participantes interactúan actualmente con los dispositivos, qué interacciones realizan y cómo los altavoces inteligentes difieren de otros dispositivos en sus vidas”, indican.

Te puede interesar:   Así es Noted, la revista con la que The Wall Street Journal quiere acercarse a los jóvenes

Estas son las principales conclusiones extraídas de la investigación del The New York Times:

  • La gente está comprando muchos altavoces inteligentes, pero eso no significa que no estén preocupados por el “eavesdropping”, es decir, que las empresas que han desarrollado los aparatos les estén escuchando 
  • Hablar con una máquina es futurista, pero la interfaz auditiva puede provocar sentimientos nostálgicos. Un asistente de voz interactivo parece del futuro, pero la voz que emerge puede sentirse como si una persona estuviera escuchando la radio.
  • Los altavoces inteligentes pueden ayudar a realizar tareas, pero también pueden sentirse como juguetes. La relación de una persona con el dispositivo cambia dependiendo de si la ve como una herramienta que completa tareas o como un mecanismo para divertirse.
  • La gente quiere que un asistente de voz sea amigable, pero no demasiado amigable. Si bien es posible humanizar a los asistentes de voz agregando acentos o emociones, las personas no quieren que los dispositivos traspasen esa línea.

¿Qué significa todo esto para las experiencias de voz en The Times?

Para diseñar experiencias de voz atractivas y diferenciadas, The New York Times considera que debe cambiar de mentalidad y adaptarse a estas conclusiones:

  • Los altavoces inteligentes son un medio multiusuario, donde varias personas de un solo hogar pueden usar un dispositivo. Los niños son usuarios particularmente activos.
  • El descubrimiento de posibilidades y contenidos no se da escuchando los altavoces: la mayoría de las personas aprenden sobre nuevas habilidades y contenido para de los altavoces inteligentes a través de otras vías: podcasts, boletines informativos, marketing. Con poca frecuencia, las personas se topan con contenido nuevo mientras escuchan sus altavoces inteligentes, por lo que se debe promocionar el uso de otros canales.
  • Que la voz se adapte a cada momento. Las voces computarizadas predeterminadas que vienen con los altavoces inteligentes son mejores para navegar por la plataforma, pero los oyentes quieren narradores humanos cuando se trata de historias.
Te puede interesar:   Newspack potencia la creación de newsletter para que los medios mejoren la conexión con las audiencias

“Estos son los primeros días de los altavoces inteligentes y la búsqueda de qué tipos de contenido funciona en la plataforma requiere experimentación. Pero más que nada, significa hablar con nuestra audiencia para comprender mejor sus necesidades”, concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here