Jeff Jarvis, durante una videoconferencia

El profesor, periodista, escritor y analista de medios estadounidense Jeff Jarvis, una de las voces más influyentes en occidente sobre el periodismo, cree que “los acontecimientos recientes han demostrado que el periodismo perdió la partida hace mucho”.

Jarvis, autor de libros como El Fin de los Medios de Comunicación de Masas, o de Y Google, ¿cómo lo haría?, puso ayer como ejemplo de ello, en una entrevista en el programa Planta Baixa, de TV3, lo que está sucediendo estos días en Estados Unidos. “Yo, por ejemplo -indicó Jarvis- crecí en este país [EEUU], pensando que era como una especie de mezcla de razas, pero éste es un país totalmente blanco y lo digo como hombre mayor y blanco. El error del periodismo fue no escuchar las voces que ya existían, las de los afroamericanos, las de los latinos, la comunidad LGTBQ. Nuestras redacciones y nuestras noticias no reflejaron esas voces. Han sido las redes sociales las que han dado voz a estos grupos. A través de hashtags como #Blacklivesmatter, y otros, han sido capaces de reunir, organizar y actuar. En el caso del asesinato de George Floyd, fue una mujer de 17 años la que tuvo el coraje de grabar lo que estaba pasando y publicarlo en Facebook para que todo el mundo lo pudiera ver”.

Jarvis cree que “si el periodismo es lo bastante inteligente, reconocerá que todas estas voces siempre han estado ahí; no han estado bien representadas, pero estaban ahí y podremos aprender una lección”.

“Al periodismo le está costando encontrar su alma”

El profesor de Periodismo cree también que el periodismo le está costando encontrar su alma: “Estos han sido unos días interesantes porque hemos visto en EEUU la diferencia entre el New York Times y el Washington Post. El Washington Post ha hecho un periodismo fantástico y ha dado la verdad sobre lo que dice Donald Trump, que defendía que no estaba utilizando el poder y la fuerza policial contra los ciudadanos. El Washington post ha cogido vídeos de los ciudadanos y testigos para poder extraer la verdad. El New York Times, sin embargo, acaba de perder al editor de opinión porque básicamente ha empaquetado y amplificado la voz fetichista de un senador que sencillamente quería dar voz a esta violencia. Vemos, por lo tanto, que al periodismo le está costando encontrar su alma!.

Te puede interesar:   The Guardian publica un artículo de opinión escrito íntegramente por una inteligencia artificial

“Los científicos se han adaptado al nuevo mundo mucho más deprisa que los periodistas”

Jarvis considera que uno de los caminos que debe recorrer el periodismo es el de contribuir a fomentar la conversación: “La democracia y el periodismo deben ser una conversación. En la Universidad de Nueva York tenemos un grado en periodismo social, que cree que la democracia es una conversación. Como sociedad estamos aprendiendo a tener esta conversación después de que desde hace 550 años la hayan controlado los guardianes de los medios de comunicación”.

En torno a esta necesidad de buscar un nuevo horizonte, Jarvis considera que el Covid-19, está dando la oportunidad de repensar cómo la información llega al público a través de la ciencia y tomarlo como ejemplo. “A mí me ha fascinado ver cómo investigadores, médicos y científicos están utilizando el ecosistema científico abierto de internet para compartir información. Están publicando artículos sobre la Covid-19 a la velocidad de la luz. Utilizan Twitter para hacer revisión entre pares. Utilizan las redes de comunicación y las redes sociales para compartir esta información con el público. Se han adaptado a este nuevo mundo y de una manera mucho más rápida de lo que lo hemos hecho los periodistas”.

La televisión debe cambiar también

Jarvis centró su análisis también sobre alguno de los cambios que debe acometer la televisión: “Antes, para estar en la la televisión se tenía que ir al estudio, se debía ir bien vestido, e intervenir. Ahora, la televisión puede llegar a cualquier persona gracias a cámaras como la que ahora estamos usando en esta entrevista [la entrevista se realizó mediante una webcam, con Jarvis en su estudio]; puede llegar a todas las comunidades con cualquier nivel de conocimiento. Y se está haciendo, pero debería aprovechar mucho más esta oportunidad de escuchar nuevas voces, de intensificar la presencia de voces que no se han escuchado.  Por ejemplo, con lo que está pasando en Estados Unidos, con la exposición del racismo sistémico y las protestas, deberían dedicar horas enteras a comunidades que no han sido escuchadas”.

“El periodismo se está aferrando a un pasado que ya no existe”

Según Jarvis, el periodismo no está adaptándose bien a los cambios: “Estamos intentando aferrarnos a un pasado que ya no existe. Seguimos aplicando los mismos modelos de negocio al mundo de internet. La forma de explicar historias es la misma. Muchos editores de muchos países, entre ellos España, Alemania o Francia, están utilizando su influencia política y su capital para conseguir legislación proteccionista de los gobiernos. Están intentando proteger  su pasado. A mí me da miedo que lo que pase es que los medios de comunicación se hundan, aunque creo que surgirán nuevos brotes de estas cenizas”. El profesor de periodismo sí ve, no obstante, que por ejemplo, alumnos de la universidad están repensando y reconstruyendo el periodismo.

Te puede interesar:   Fernando Duclos: “Para reinventarme aposté por historias fuera de lo común y que nadie cuenta”

“El periodismo ahora mismo es convocar a las comunidades para que haya una conversación formada, productiva y respetuosa”

Jarvis considera que “el periodismo ahora mismo es convocar a las comunidades para que haya una conversación formada, productiva y respetuosa. Formada es la parte que debemos hacer nosotros, pero si no hay respeto y no nos entendemos unos y otros, y no hacemos que el periodismo sea productivo, para mejorar la vida de la gente en su comunidad, ¿para qué debe existir el periodismo? Nuestro trabajo es ayudar a mejorar esta conversación”.

Debemos dejar atrás la era en la que pensábamos que éramos una industria llena de fábricas que construían un producto llamado contenidos

“La lección principal que yo enseño en la universidad a los alumnos de periodismo emprendedor y social es a escuchar”, relata Jarvis, y agrega: “Suena banal, pero es así. Yo creo que no se nos da nada bien escuchar”.  Jarvis apunta que en la universidad en la que imparte clases, “los estudiantes ahora no comienzan con contenidos. Comienzan con comunidades que están autodefinidas y después absorben, escuchan, amplifican, respetan y reflexionan antes de decidir qué ha de aportar el periodismo. Tienen, además, el privilegio, gracias a internet, de aportar utilizando nuevos métodos y nuevas herramientas para ponerlos al servicio de estas comunidades”.

Según Jarvis, “debemos dejar atrás la era en la que pensábamos que éramos una industria llena de fábricas que construían un producto llamado contenidos. El periodismo es un servicio y por tanto debe repensar su modelo. Es evidente que tiene su modelo de negocio, pero un negocio que se basa sólo en captar la atención de la gente ya no sirve”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here