Tiempo Argentino es un diario autogestivo que se constituyó como cooperativa luego de que sus dueños vaciaran la empresa y dejaran de pagar los salarios de sus trabajadores. Desde 2016 el periódico se sostiene con el aporte de sus lectores, a los que llama “socios”, y la venta de ejemplares dominicales. La experiencia de Tiempo Argentino, reconocida a nivel regional, demuestra que existe otro modelo de negocio posible en torno al gerenciamiento de los medios de comunicación y el respaldo de Google lo confirma.

El proyecto presentado para impulsar su modelo de membresía fue elegido entre más de 300 propuestas en la primera edición latinoamericana de la Google News Initiative (GNI). Javier Borelli, editor de Información General e integrante del Consejo de Administración del periódico, explica a Laboratorio de Periodismo los alcances de este reconocimiento y realiza un balance de estos años de periodismo autogestivo.

(P) ¿Qué balance hacen en Tiempo Argentino luego de estos casi cuatro años de haberse convertido en una cooperativa de trabajadores de prensa?

(R) El balance es sumamente positivo. En este momento de crisis del modelo de negocio del periodismo, la supervivencia ya es un éxito y la perspectiva es de crecimiento. Pero, además, este tipo de reconocimiento, como ser elegidos por Google por el modelo de innovación que llevamos adelante, es un orgullo. Por supuesto que tenemos las dificultades de cualquier medio de comunicación, pero partimos de un vaciamiento, sin ningún capital inicial invertido, y hoy no solamente somos una empresa que no tiene deudas sino que sostiene ochenta puestos de trabajo de periodistas cooperativos.

(P) ¿Cómo trabajan la fidelización de los lectores para sostener las membresías en este contexto de crisis económica?

(R) Lo que hicimos durante todo este tiempo como estrategia de fidelización fue ser transparentes y hablar directo con los lectores, hacerlos parte del proyecto. Lo contrario a lo que hacen los grandes medios corporativos, que es mantener en la opacidad cómo funciona su proyecto porque básicamente es un negocio. Como el periodismo que hacemos en Tiempo es sin ánimo de lucro, porque se trata de una cooperativa de trabajo; los ingresos se distribuyen para el pago de los costos y el sueldo de los trabajadores. Nosotros informamos a los lectores cada una de las decisiones que tomamos, por eso creo que la gente se siente identificada. Saben que entendemos al periodismo como un servicio público y eso es valorado por los lectores al punto de que sienten que ese compromiso es también una causa a la que aportan. 

A lo largo de estos años el crecimiento de socios fue “lento pero sostenido -explica Borelli-. Siempre la subida de nuevos socios es mayor a la caída, con lo cual mes a mes seguimos ampliando nuestra comunidad”. Los “socios” aportan un monto mensual de ciento noventa pesos argentinos (alrededor de 3 euros) y eso les da exclusividad para tener el diario de los domingos desde la mañana, mientras que el resto de los lectores tienen que esperar a que cierren los kioskos de diarios.

Otra de las estrategias de fidelización son los beneficios para los socios: además de regalar libros o camisetas de fútbol, semana a semana entregan más de cien entradas al teatro, al cine o a espectáculos musicales. También hay descuentos en los talleres que organizan los periodistas de la redacción. 

(P) ¿Cómo cambiará el modelo de membresía con el apoyo de Google?

Te puede interesar:   Lewis (ex editor WSJ): "Si no arreglaste tu casa cuando brillaba el sol, ya casi es demasiado tarde"

(R) Queremos que haya mayor facilidad para las comunicaciones directas entre los lectores y los periodistas. Estamos planteando que los lectores, a partir de sus conocimientos, también puedan contribuir en algunas notas o participar como fuente de consulta. Por otro lado, queremos incorporar beneficios para desempleados, estudiante o jubilados; es decir, que puedan contribuir en función de sus necesidades. También queremos desarrollar un newsletter que se reciba semanalmente de acuerdo a los intereses de los lectores. En definitiva, lo que nos interesa es tener más gente que comparta la idea: la membresía de Tiempo no se paga por exclusividad sino para que otros lean y la comunidad se siga ampliando.

(P) ¿A qué proyecto tienen pensado destinar los fondos?

(R) La parte más importante del proyecto estará dedicada al desarrollo de software y a la integración de distintas herramientas existentes de código abierto. Todo lo que nosotros hagamos con este proyecto va a ser en código abierto y publicado para que otros medios también lo puedan aprovechar. El objetivo final es tratar de disminuir la distancia que existe entre los medios corporativos con los medios cooperativos o autogestionados. Ellos tienen el dinero y la capacidad de inversión para desarrollar herramientas, mientras que en los medios cooperativos tenemos que utilizar los recursos disponibles que fueron desarrollados para otros fines y su adaptación es muy compleja. Otra parte de los fondos los invertiremos en desarrollar investigación y al trabajo que demande la implementación, la capacitación y, finalmente, la prototipación o el armado de una guía para que otros medios puedan tomar la herramienta y beneficiarse de los mismos recursos.

(P) Tiempo resultó ganador entre 300 medios que presentaron propuestas, ¿qué fortalezas creés que vieron en el proyecto?

Te puede interesar:   La cobertura de la pandemia en Twitter: periodistas argentinos aprovechan la confianza de la audiencia en los médicos, científicos y autoridades sanitarias

(R) Creo que una de las características diferenciales tiene que ver con su naturaleza autogestionada y su objetivo de seguir promoviendo un periodismo basado en valores. Nosotros hablamos mucho del periodismo corporativo que toma a la información como un negocio y del periodismo cooperativo autogestionado que toma a la información como servicio público. Y ese, que es el eje de nuestro proyecto, fue una de las cosas que valoró Google. También Tiempo tiene una trayectoria de trabajar con otros medios cooperativos del país y articulamos con medios de Uruguay, Colombia y Perú. Y, por último, la potencialidad de desarrollar esta herramienta en código abierto para compartir y ampliar a todo el sector y poder ser una voz disonante frente a la concentración de medios creo que fue algo valorado por Google.

(P) Los grandes medios viven la transformación del oficio como una crisis permanente ¿Cómo se transita en un medio cooperativo? 

(R) Lo que está en crisis no es el periodismo sino el modelo negocio que hace muchos años está vinculado con la publicidad, con intereses políticos, con grandes empresas y eso condiciona mucho la realización. Me parece que lo que está sucediendo es que la gente desconfía de esas grandes empresas. Y en este sentido, los medios cooperativos tienen una gran posibilidad de aliarse a los lectores y plantear un proyecto conjunto: ser socios en la realización de otro tipo de periodismo. 

Borelli es optimista respecto al futuro del periodismo: “Creo que con las tecnologías cambiantes en materia de comunicación quienes tengan más capacidad para adaptarse, para pensar salidas colectivas, tienen más chance de desarrollo. De aquí a unos años vamos a tener un panorama de medios mucho mejor del que tuvimos en la última década”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here