Redacción de La Nación, de Costa Rica

En América Latina las principales redacciones les ordenaron a sus periodistas que trabajen desde sus casas. Como la mayoría de la población a la que tienen que mantener informada durante esta pandemia, los periodistas convirtieron sus hogares en puestos de trabajo remoto.

Las reuniones diarias para discutir y definir sus coberturas ocurren en sus computadoras o celulares inteligentes: a través de Zoom, Slack o Trello, por citar algunas herramientas. En algo coinciden todos los medios: viven el desafío organizacional más grande de su historia y, de alguna manera, la mayoría de los periodistas están produciendo la cobertura más relevante de sus vidas. 

Pero, ¿cómo lo viven? ¿Qué desafíos encuentran? ¿Se sienten preparados? Periodistas de Argentina, Uruguay, Costa Rica, México, Colombia y Chile nos cuentan sus experiencias. 

 

Max Raide, publisher del Diario El Mostrador (Chile)

  • “Somos 45 personas que trabajan en total en el diario y llevamos 20 años como diario 100% digital y hoy el más leído en Chile. Todo el equipo se fue a trabajar a sus casas y hemos logrado coordinarnos bien vía teléfonos, email, etcétera, ya que las reuniones quedaron fuera para evitar contagios”.
  • “Se duerme menos. Estamos atentos a lo que pasa en Chile y el mundo, y no es una situación fácil para nadie. Los medios de comunicación tienen un rol clave que cumplir informando y fiscalizando al poder, que muchas veces evita entregar públicamente toda la información a la opinión pública”.
  • “Estamos todos preocupados por la salud de las personas y sus familias en todo Chile, ya que todos lo días se conocen cientos de casos y la sensación es que vamos a estar varias semanas con los contagios así. Y también hay preocupación por la crisis económica en Chile, ya que nosotros venimos desde octubre en una situación social compleja y eso generó mucho desempleo”.

 

Alexánder Macías, editor de Paz y Derechos Humanos de El Colombiano (Colombia) 

  • “Todos trabajamos desde nuestras casas. A algunos los dotaron de computadoras y en esas compus les instalaron el programa en el que se edita el periódico, para poder hacerlo de manera remoto”. 
  • “Todas las reuniones las hacemos virtualmente: a las 8, 9, 14 y 16. Y a las 20 ó 21 ya tenemos el periódico cerrado para mandar a impresión”.
  • Por ahora hemos podido hacer la reportería por teléfono. En caso de que necesitemos una fotografía tiene una periodista dispuesto para poder salir”.
  • “Me he sentido ansioso. En este caso, trabajar desde la casa ha sido, como es una situación nueva y constante, abrumador. Pero lo hemos sabido manejar”.

Vídeo que grabaron periodistas y editores para las audiencias

 

Nicolás Tamborindegui, periodista de Telefe Neuquén (Argentina)

  • “El canal rápidamente adoptó medidas: la gente en situación de riesgo se fue a sus casas. Jefes y administrativos hacen home office. En el canal quedamos el personal mínimo para sacar adelante las dos ediciones diarias del noticiero. Y se tomaron medidas para respetar las distancias y garantizar la limpieza. También se alargó la extensión del micrófono para respetar las distancias”. 
  • “Tengo más obligaciones porque tengo compañeros en sus casas por estar en situación de riesgo. Y hemos tenido algunos problemas con compañeros técnicos y editores que, lógicamente, tienen miedo y quieren estar en sus casas en lugar de ir a trabajar”. 
  • “Muchas veces me sentí sobrepasado por varias razones: compañeros con miedo, compañeros desinformados o paranoicos. El tener muchas tareas también te sobrepasa y el manejo de la información oficial (escueta y sin horarios fijos ni conferencias de prensa en mi provincia) también hace que estemos muy tensos todos”. 
  • “En mi caso personal, nuestros teléfonos y redes sociales son un espacio de consulta constante de la gente que pregunta sobre formas de interpretar los decretos, qué se puede hacer y qué no. Y es muy estresante porque nosotros no tenemos todas las respuestas y a la gente a veces les cuesta entender”.
Periodista de Telefe Neuquén
Periodista de Telefe Neuquén sale en vivo desde su casa.

 

Fabrice Le Lous, periodista de La Nación (Costa Rica)

  • “Estamos trabajando desde nuestras casas desde el 17 de marzo. No he encontrado ninguna dificultad para trabajar. Las fuentes también han ayudado mucho porque la mayoría también se encuentra en teletrabajo o bien hacen parte del sistema de salud pública. Responden atentamente y saben la importancia de la prontitud para sacar información relevante en medio de esta crisis”.
  • “En cuanto a la productividad no he sentido mayor diferencia: la situación es muy importante y todos los colegas estamos comprometidos con nuestro rol por informar, desmentir, explicar a la gente lo que pasa y lo que debe hacerse para superar la situación”.
  • “No me he sentido angustiado o ansioso, pero sí se vuelve cansador el quedarte en casa”.
Fabrice Le Lous
Fabrice Le Lous reportando desde su casa

Roxana Romero, periodista de la Agencia de Noticias del Gobierno Mexicano (México) 

  • “Comúnmente trabajo desde casa, pero si tengo que salir a hacer alguna entrevista o cubrir algún evento, salgo de casa. También hago entrevistas telefónicas. Sí he evitado salir, pero son medidas que he seguido personalmente, de acuerdo con las recomendaciones que ha dado el sector salud a nivel federal. Solo salgo si es muy necesario, si alguna entrevista que haré debe ser presencial”. 
  • “En cuanto a las dependencias de Gobierno que me toca cubrir, redujeron o pospusieron los eventos que tenían programados y, hasta ahora, no ha habido conferencias de prensa”.

 

Leticia Castro, coeditora de la sección Educación de La Diaria (Uruguay)

  • “En La Diaria se tomaron decisiones muy rápidamente. Enseguida que se confirmó el primer caso, ese viernes empezaron a manejar la posibilidad de trabajar desde casa. Así que empezaron a trabajar en la instalación del software en nuestras laptop para que todos podamos trabajar la edición desde nuestra casa”.
  • “Una dificultad que surgió es la necesidad de compartir con colegas y conversar en la redacción sobre lo que estamos trabajando”.
  • “Como somos una cooperativa, no hay una directiva que baje a todos sino que nos cuidamos entre todos y somos un equipo. Y en ese sentido, la recomendación de contar con el otro, apoyarnos entre nosotros. Somos un equipo fuerte, súper sólido”. 
Leticia Castro, en pleno trabajo en remoto

Las recomendaciones de Mónica González, maestra de la Fundación Gabo

Mónica González es la directora del Centro de Investigación e Información Periodística (CIPER), con sede en Santiago de Chile; integra el Consejo Rector de la Fundación Gabo; y es la defensora del lector del periódico El Faro

En conversación con el Laboratorio de Periodismo, la experimentada periodista dio varias recomendaciones para los colegas que atraviesan la cobertura de la pandemia:  

  • “Los periodistas deben entender que lo que hacemos hoy es el único cordón umbilical que queda entre la gente que está confinada. Y quizás nunca nuestro trabajo ha tenido tanta importancia como cordón umbilical, para la vida y por la vida”.
  • Los periodistas deben tener un golpe de humildad a los huesos: decir yo soy un periodista que no tengo idea de lo que nos está pasando. Y mi deber es tratar de llevar a la gente la mayor cantidad de información. Esto es clave”. 
  • “Ahora tenemos que volver a jugarnos el pellejo. No podemos todos reportear desde la casa. Cómo vamos a visibilizar lo que le está pasando a la gente que no tiene ni agua. Qué vamos a hacer para impedir que una segunda epidemia sea el de las mujeres golpeadas, torturadas, amenazadas, violentadas y los niños abusados sexualmente durante este confinamiento obligatorio”.
  • “Para lidiar con el miedo y la ansiedad hay que trabajar en equipo. Y si no lo tienes, buscarlo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here