Una de las formas más rápidas es preguntar a los lectores sobre qué temas les gustaría que informaran o qué preguntas sobre un tema concreto quieren que el periódico responda. Imagen de Stux en Pixabay

La creación de hábitos y rutinas en los lectores es uno de los más poderosos elementos tractores para lograr suscripciones y mantenerlas en el tiempo. Lograr que en determinados momentos del día, los suscriptores tengan la costumbre de leer, ver, escuchar, consultar algunos de los productos informativos de un medio, o partcipar en conversaciones, porque se ha generado un hábito, es la forma más eficaz de aumentar la lealtad. Pero en esa creación de hábitos desempeña un papel fundamental la cocreación; es decir, que el lector pueda participar de un modo u otro en el proceso informativo. Un ejemplo: cuando algunos medios crean canales para que los lectores propongan temas sobre los que investigar.

Pero, ¿cómo se crean esas rutinas, esos hábitos de cocreación?

The Membership Puzzle Project (MPP) recomienda esta semana en su newsletter una serie de pasos para poder desarrollar rutinas de cocreación en medios con membresía, aunque es igualmente válido para modelos de suscripción con muros de pago. Los pasos que recomienda son estos:

Paso 1: Identifique la (s) motivación (es) de los miembros de su audiencia para participar

Después de hablar con cientos de seguidores de organizaciones de noticias de todo el mundo, el MPP encontró seis motivadores clave para la participación:

Los seis motivadores clave para la participación

“Quizás los tuyos sean similares”, indican desde el MPP. “Damos importancia a las motivaciones de los miembros de la audiencia porque si va a convertir algo en una rutina, primero debe asegurarse de que sea algo que los atraiga”.

Te puede interesar:   26 consejos para un escolar de 9 años aspirante a periodista (y para todos nosotros)

Paso 2:  Piense en las necesidades de su redacción. “Concéntrese en las cosas que desea hacer, pero que no puede acometer porque no tiene la capacidad necesaria o la información que necesita para llevarlas a cabo. Tal vez los datos que necesita para un proyecto aún no existan, o necesita ayuda para crear conversaciones entre sus miembros. Luego, piense cómo eso podría superponerse con las habilidades y motivaciones de los miembros de la audiencia para participar”.

El MPP cita el ejemplo de Radio Ambulante que, cuando quiso ampliar su trabajo de construcción comunitaria, aprovechó el deseo de los oyentes de tener personas con las que pudieran hablar sobre el podcast enseñándoles cómo organizar clubes de escucha.

Paso 3: Incorpórelo a su flujo de trabajo. Identifique en que parte del flujo de trabajo puede tener lugar esa participación. Si antes de empezar, solicitando ideas por ejemplo para investigar; si durante el proceso de investigación, solicitando ayuda para encontrar datos o fuentes; si en el momento de la edición, comprobando por ejemplo la certeza de lo redactado; o si la ayuda será después de publicarse o emitirse el trabajo, por ejemplo haciendo llegar la información a gente que la necesite.

Te puede interesar:   Argentina y Brasil: diferencias y coincidencias en el consumo de noticias sobre la pandemia y las vacunas en 2021 

Paso 4: Solicite a la gente que participe. Una vez que haya identificado qué vía de participación ofrecerá y cuándo ocurrirá, debe averiguar cómo solicitar esa participación a la audiencia. Trate de hacer que su pregunta sea lo más procesable y específica posible. Algunas preguntas tratan de abarcar demasiado, como por ejemplo: ¿sobre qué tiene curiosidad? ¿Qué debemos cubrir? Aquí hay un ejemplo de un mensaje correcto de la radio pública de California KQED’s Bay Curious: “¿Qué preguntas tienes sobre el Área de la Bahía, su cultura o la gente que quieres que Bay Curious investigue?”.

Paso 5: ¡Pruébelo!. Según MPP, solo averiguará si encontró el punto de intersección correcto entre sus necesidades y las motivaciones de los miembros de su audiencia al ofrecer la oportunidad de participar y ver cómo responde la gente.

Paso 6: Evaluar e iterar. “Es poco probable que su primer intento haya sido perfecto. Es normal que haya áreas de mejora. Los gerentes de producto reconocerán este paso final: realizar una retrospectiva e iterar. ¿Qué funcionó, qué no y qué necesita cambiar?”, indican desde el MPP.

“Realice esos cambios y ofrezca la oportunidad de participar una y otra vez hasta que se convierta en parte de la rutina de su sala redacción”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here