Web de la nueva fundación británica

Los medios de comunicación británicos van a poder contar con una ayuda adicional para afrontar la crisis estructural que sufren y que ha acentuado el COVID-19. Una nueva organización benéfica, impulsada por una escisión del organismo regulador de medios Impress, canalizará las donaciones al periodismo de interés público en todo el Reino Unido.

The Public Interest News Foundation (PINF), que afirma ser la primera organización de su tipo en recibir el estatus de organización benéfica, ya ha repartido las primeras 20 subvenciones a medios, entre los que se incluyen una ONG escocesa de periodismo de investigación, un colectivo de podcasting con sede en Londres y un periódico local de 160 años del noroeste de Inglaterra.

Ahora la PINF está trabajando ya acuerdos con empresas importantes de Gran Bretaña, empresas y empresarios con conciencia de la relevancia de que exista un periodismo serio y sólido, así como otras organizaciones benéficas y público en general.  Al ser declarada entidad de interés benéfico, cualquier donación que realicen las empresas tendrá importantes desgravaciones fiscales.

“Hay muchos medios nuevos pero están afrontando grandes desafíos”

Según Jonathan Heawood, director ejecutivo de PINF, “el periodismo está cambiando. Los proveedores de noticias independientes están surgiendo en todo el Reino Unido. Están sirviendo a las comunidades con un periodismo imparcial de interés público. Pero enfrentan enormes desafíos. Esta decisión significa que podemos garantizar que el público tenga acceso a noticias independientes y de alta calidad, al apoyar a los medios de interés público con subvenciones, capacitación y recursos. Ya hemos otorgado subvenciones de emergencia a los editores que tenían problemas durante el confinamiento y ahora podemos apoyar a más organizaciones de noticias de interés público en todo el Reino Unido”.

Heawood añadía ayer en The Guardian que las beneficiarias “no tienen que ser necesariamente locales; solo tienen que ser noticias de interés público. Pueden ser investigaciones internacionales o noticias sobre las obras viales en su calle. Siempre y cuando lo hagan con precisión y ética”.

Heawood dijo que el modelo comercial existente para proporcionar noticias de interés público, a menudo a través de periódicos locales con fines de lucro que luchan financieramente, está fallando. “Muchos de estos pequeños editores se aferran al pasado. No hay mucho argumento para sostener algo que no está funcionando, pero hay un argumento para invertir en algo nuevo”.

El estatus de beneficencia de la Public Interest News Foundation, explica The Guardian, se otorgó sobre la base de que su trabajo impulsará la educación pública, la ciudadanía y la responsabilidad cívica. Pero hay una advertencia clave: debido a la ley de caridad británica, los medios que reciben el dinero tendrán que evitar cualquier cosa que pueda percibirse como una campaña política.

Fundada por miembros de un regulador de prensa británico

La nueva fundación independiente es una escisión del regulador de prensa Impress. Es el único regulador de prensa oficialmente reconocido, con la ayuda de millones de libras de fondos del fideicomiso familiar de Max Mosley, pero no ha logrado atraer ninguna publicación de las de mayor difusión para regular. Heawood y otros tres miembros del personal de Impress recibieron un permiso de ausencia de 12 meses para intentar que la nueva organización despegue y que sea un éxito.

¿Puede florecer este tipo de fundaciones en España y Latinoamérica?

Al contrario que en Estados Unidos, en Reino Unido, al igual que en España y Latinoamérica, no existe una tradición de que los periódicos dependan de organizaciones sin ánimo de lucro ni que grandes fortunas o empresas donen para ayudar a sostener el periodismo de calidad.

Sin embargo, la situación de crisis severa está haciendo que en países en los que no existía esta tradición se empiecen a dar pasos para que periódicos locales o regionales se conviertan en organizaciones sin ánimo de lucro o se impulsen Fundaciones que aglutinen donaciones de empresas y personas públicas, así como filántropos y personas en general.

Por parte de las tecnológicas importantes, también se han dado asociaciones con fundaciones sin ánimo de lucro para ayudar a los periódicos a afrontar la crisis. Por ejemplo, Facebook se ha aliado este año con el International Center for Journalists, una organización sin fines de lucro dedicada a promover el periodismo de calidad en todo el mundo, para crear un fondo de dos millones de dólares que ha ayudado a medios de comunicación de Latinoamérica durante la crisis de COVID-19.

La pregunta es si en España o en Latinoamérica, al igual que ha sucedido en Reino Unido, (en donde más allá de The Guardian y algún casi aislado más no hay tradición al respecto) pueden nacer y llegar a arraigar iniciativas de este tipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here