José Jasán Nieves Cárdenas es el editor jefe de El Toque y coordinador general del Colectivo +Voces, desde 2017.

Las condiciones para hacer periodismo independiente y nativo digital en Cuba son complejas: por los bajos niveles de conexión a Internet, por la actitud del gobierno y por las características del mercado. Sin embargo, no es imposible. Lo demuestran varios medios y en particular, El Toque, un proyecto periodístico que logró consolidar una audiencia dentro y fuera de la isla, conectar con sus lectores pese a las dificultades para consumir información en línea y desarrollar una agencia de contenidos.

Para entender cómo lo hicieron, de qué manera se organizan y qué planes de expansión tienen, hablamos con el periodista cienfueguero José Jasán Nieves Cárdenas, su editor jefe y coordinador general del Colectivo +Voces (organización legal detrás de El Toque).



(P) ¿Cómo describirías a El Toque

(R) El Toque es una plataforma digital independiente cubana y es multisituado, porque el proyecto se gestiona desde distintos lugares. El núcleo del equipo está en Cuba, pero también hay integrantes en España, Italia, Estados Unidos, Canadá, Ecuador y México. No es más que una expresión de la Cuba actual. El límite geográfico de la isla ya no es suficiente para explicar a Cuba y lo cubano se hace dentro de Cuba, pero también en la diáspora. Todos trabajamos desde nuestras casas usando internet, Trello, Telegram y plataformas de videoconferencia para las reuniones.

 

(P) ¿Cómo hacen para hacer periodismo digital en un país con bajo nivel de conexión? 

(R) En Cuba, casi la mitad de la población tiene algún tipo de acceso a internet. Algunas personas tienen 3G e incluso 2G, y en esos casos lo que mejor funciona para estar actualizado es el correo electrónico. La otra mitad a veces tiene un acceso que le permite consumir contenidos. Tratando de conectar con esa realidad híbrida, tenemos una web que es ligera y una aplicación móvil que funciona online y también offline. La app permite que los usuarios se puedan actualizar, comentar y enviar sus comentarios usando correo electrónico si no llegaran a tener acceso a internet.

Al mismo tiempo, se distribuye la base de datos de los artículos offline para que la gente pueda consumirlos sin necesidad de estar conectados. Eso es posible a través del “Paquete semanal”, que es una internet offline cubana. Se trata de un mecanismo de distribución que se extiende por todo el país usando pendrives o hard disk (disco duro) con memorias USB. Aquí hay mucha cultura de compartirse información por memoria USB o por bluetooth.

 

(P) ¿Quiénes hacen El Toque?

(R) Contamos con un staff central de 37 personas. Hay periodistas, editores, editores de redes sociales y de SEO, correctora, community managers, directora de audiencias y monitoreo, coordinadora de marketing, director de innovación y desarrollo, directoras de arte, director de fotografía, realizadores audiovisuales, administrador de sistemas, directora financiera y director legal.

A eso se suman los colaboradores eventuales. Hasta ahora todos somos cubanos, lo cual no significa que no estemos abiertos a la posibilidad de incorporar profesionales latinoamericanos, especialmente en el área de marketing, porque en Cuba no hay tradición del marketing ni de la publicidad.

El equipo de El Toque trabaja de manera virtual, ya que sus integrantes viven en distintas partes del mundo.

(P) ¿Cómo nació el proyecto?

(R) El Toque fue fundado en 2014 por la ONG holandesa RNW Media, que tenía este proyecto enfocado en Cuba, México y Venezuela. En 2016 decidieron no seguir trabajando en América Latina. Habían cerrado la versión venezolana y la mexicana, pero la versión cubana había encontrado su espacio. Luchamos por conservar el proyecto vivo. Desde 2018, El Toque es completamente cubano. 

 

(P) ¿Qué verticales conforman el proyecto?

(R) La marca central es El Toque y trata temas de ciudadanía, emprendimiento y participación social. Nosotros tenemos una filosofía de incubadora y también de ser un proyecto de comunicación horizontal. Así nacieron otros proyectos. Algunos fueron desprendimientos, como “El Toque Jurídico”, que aborda temas de cultura y actualidad jurídica, y “DeFacto”, nuestra unidad de verificación y datos. Pero otros han sido proyectos externos que hemos aceptado desarrollar, como “Matria”, un proyecto con enfoque de género; “El Enjambre”, un podcast semanal de jóvenes usuarios de Twitter; y “Xel2”, un suplemento de humor gráfico que lo hace una comunidad de artistas que reflexionan sobre la realidad política y social cubana. 

 

(P) ¿Cómo definen la agenda? 

(R) Nuestra agenda se construye, sobre todo, por necesidades que nos manifiestan las audiencias. Por eso es importante el rol del editor SEO y también escuchar a nuestras audiencias y leer sus comentarios. 

 

Te puede interesar:   La estrategia que ha permitido a Le Parisien duplicar sus ingresos por vídeo gracias a Facebook Watch

(P) ¿Qué narrativas y formatos usan para contar las historias?

(R) Es muy multimedial lo que tratamos de hacer. El texto sigue siendo un contenido fundamental, especialmente porque por la condición de la conexión cubana mucha gente no tiene datos suficientes para ver un video o para escuchar audio. Pero también hacemos producciones audiovisuales, desde mini cortos documentales para redes sociales hasta programas en lives de las redes.

En ese caso, adaptamos los contenidos a las condiciones de la conexión cubana y el consumo de datos. Por ejemplo, un live que podemos estar emitiendo en Facebook y en Youtube, se emite simultáneamente por un chat de voz en Telegram o por Space en Twitter. Con ese diálogo luego armamos un pódcast, ultracomprimimos el archivo y lo distribuimos por los canales. 

También publicamos fotorreportajes. Y apostamos a los especiales multimedia, como el que hicimos sobre la reforma constitucional de 2019 en Cuba, que nombramos “La Cuba que viene” (premio Explanatory Reporting de los Online Journalism Awards, Estados Unidos). Recientemente, publicamos un especial sobre la crisis alimentaria y de producción de alimentos en Cuba, que es muy interactivo y tiene un formato de storytelling digital.

Ahora estamos desarrollando widgets para que la gente haga un seguimiento diario y en tiempo real de la tasa de divisas del mercado informal, basándonos en las ofertas de compra y venta de divisas que hacen las personas en grupos de Telegram, WhatsApp, sitios digitales de clasificados. A partir de esos insumos, procesamos todo en una base de datos y exponemos los datos a través de un algoritmo. 

 

(P) ¿Cómo es el vínculo con el gobierno? 

(R) La relación con el gobierno cubano es de tensión, nos considera un medio subversivo. Nosotros hemos dicho claramente que no somos un partido político ni una organización activista. Somos un medio de comunicación, somos periodistas y comunicadores, y como tal esa es nuestra misión. Por tanto, mientras nos acusan de las peores cosas, como ser parte de una conspiración internacional para derrocar al gobierno cubano o estar pagado por la CIA, seguimos haciendo nuestro trabajo, que es tratar de contar historias que sean útiles y reflejen lo más auténticamente posible la complejidad de Cuba.

En un escenario mediático muy polarizado, la voz de El Toque se esfuerza por ser una voz equilibrada y lo logramos un poco porque tenemos un equipo grande y diverso con diversas posturas políticas e ideológicas. Eso nos permite y nos obliga a generar constantemente consenso sobre nuestra línea editorial. 

 

(P) ¿Cómo trabajan ustedes para defender la libertad de expresión y el periodismo independiente? 

(R) Lo hacemos con cada publicación diaria. Un día más es un día ganado en favor de la existencia de un panorama diverso de medios al servicio de las audiencias cubanas. Y trabajamos en alianzas con otros medios, porque creemos que lo fundamental es fortalecer ese ecosistema. En Cuba no tiene sentido la competencia entre medios, porque todavía hay mucho espacio por conquistar.

Nosotros tampoco cuestionamos la línea editorial de nadie más y defendemos que no nos cuestionen la nuestra. Bajo ese principio de no intervención, vamos buscando ampliar los espacios en que la sociedad cubana puede expresarse libremente, puede recibir información de calidad y puede tomar decisiones informada. 

La portada del sitio de noticias cubano El Toque del 9 de julio de 2021.

(P) ¿Qué esfuerzo hacen desde El Toque por innovar? 

(R) Nos esforzamos por probar nuevos formatos, por entender las necesidades de las audiencias cubanas, por acercarles los contenidos de manera fácil, y estudiar sus comportamientos de consumo para adaptarnos a eso. A la vez, apostamos por el desarrollo de herramientas tecnológicas. “DeFacto” nació de un proyecto de un chatbot verificador de noticias que mereció un grant del International Fact-Checking Network y de YouTube. Con ese fondo y la ayuda de Chequeado de Argentina, le dimos forma a DeFacto. Tenemos alianzas de trabajo con otros proyectos cubanos, como con Periodismo de barrio, con quienes tenemos un servicio de información sobre el coronavirus en Cuba. De ahí nació la idea del chatbot “COVIDE”, que verifica noticias falsas sobre la COVID-19.

También trabajamos con Habana Times, que es un medio que habla sobre Cuba pero en inglés. Con ellos tenemos una alianza para traducir nuestros contenidos al inglés. También trabajamos con otros proyectos más pequeños, como la revista de música AM:PM y Q de cuir, un proyecto de la comunidad LGBTIQ+. Eventualmente hacemos alianzas específicas para la coproducción o copublicación de materiales con otros medios independientes, como las revistas El Estornudo y Rialta.

 

Te puede interesar:   Arranca Puck, el nuevo medio basado en "periodistas-estrella”

(P) ¿Cuáles son las fuentes de financiamiento de El Toque? 

(R) En primer lugar, trabajamos con grants de organizaciones de cooperación internacional. Pero desde hace dos años hemos estado trabajando en desarrollar fuentes de financiamiento provenientes de servicios comerciales. En 2019 quedamos seleccionados para la primera fase de Velocidad, un proyecto de aceleración de medios en América Latina dirigido por SembraMedia. Esta organización nos dotó de herramientas para darle forma a nuestro modelo de negocios. Así lanzamos la agencia de servicios de comunicación “CATAO”, que significa “prender la luz”. Convertimos todas las áreas del equipo en áreas de prestación de servicios para clientes.

El año pasado logramos que al menos el 15 % de nuestros ingresos vinieran de esta agencia de contenidos. Tratar de hacer rentable nuestra iniciativa solo dependiendo del mercado cubano es imposible. Entonces, estamos aprovechando nuestra condición multisituada para ofrecerles servicios a otros clientes en otros países. 

 

(P) ¿Qué características tiene su audiencia? 

(R) Nuestra audiencia son, en primer lugar, cubanos de 30 a 45 años que están en Cuba, tienen formación académica universitaria y están interesados en la actualidad socioeconómica y política cubana. Luego, hay una segunda audiencia: es la audiencia cubana en la diáspora que tiene similar edad y está interesada en información sobre Cuba que no esté polarizada. 

El drama de la comida en Cuba es uno de los últimos especiales multimedia que publicó El Toque

(P) ¿Cómo se relacionan con sus audiencias? 

(R) La directora de audiencias y comunidad se encarga de generar iniciativas para estar cerca de las audiencias. Tratamos de dialogar con frecuencia a través de las redes sociales. Por ejemplo, ahora en la cuenta de “El Toque Jurídico” en Twitter la gente puede hacer consultas utilizando #ConsultaETJ y se las respondemos con un hilo. Otra forma es a través de lives. Cuando hacemos una entrevista con un experto, le trasladamos las preguntas que la audiencia deja en los comentarios.

Nuestro canal de Youtube tiene 25 mil seguidores, mientras que, en Facebook, la red social más usada de Cuba, tenemos más de 160 mil seguidores. Además, tenemos un grupo de debate en Telegram, otro grupo en WhatsApp, el espacio de los comentarios del sitio y newsletters. Nuestro enfoque es humanizar la marca lo más que se pueda para que la gente entienda que puede conversar con nosotros.   

En la cuenta de “El Toque Jurídico” en Twitter los usuarios pueden hacer consultas jurídicas con el #ConsultaETJ y desde el vertical de El Toque responden sus inquietudes en un hilo.

 

(P) ¿Evaluaron la posibilidad de crear un programa de membresías?

(R) Recientemente hicimos una sesión con un grupo de 20 usuarios que nos dieron su opinión sobre dónde deberíamos enfocar el trabajo entre 2022 y 2025. Estamos sentando las bases para crear un modelo de membresía. Sabemos que las audiencias están interesadas en apoyarnos. Estamos estudiando de qué manera podemos diseñar un modelo que se adapte al contexto cubano.

En Cuba no tenemos manera de ser reconocidos ni como medio independiente ni como periodistas independientes, ni como empresa privada ni como asociación civil. Tuvimos que buscar una solución legal en otro país para poder tener personería jurídica. “Colectivo +Voces” es la organización legal detrás de El Toque y está registrada legalmente en Polonia. Por otra parte, el embargo norteamericano es un problema que también nos golpea. 

 

5 historias para conocer El Toque 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here