Gente andando en Manhattan, con mascarillas para evitar contagios. Foto de Yoav Aziz en Unsplash

El Tow Center for Digital Journalism publicaba recientemente un informe basado en entrevistas a profesionales de la industria de los medios, que muestra de manera clara algunos cambios que se han producido en el sector a raíz de la pandemia. El informe fue realizado por Damian Radcliffe y Ryan Wallace, y Damian Radcliffe está publicando estos días en sus web extractos del informe.

El trabajo se basa en 324 respuestas de una combinación de editores, reporteros y otros puestos en periódicos locales de pequeña escala (publicaciones impresas con una circulación inferior a 50.000) en los Estados Unidos.

Con el telón de fondo de COVID-19, los encuestados compartieron cómo la pandemia, así como los desafíos más amplios y profundamente arraigados, estaban redefiniendo su trabajo.

Algunos de los problemas clave que surgieron son:

  • La omnipresencia de la COVID-19: el 74 por ciento de los encuestados informaron que habían cubierto historias relacionadas con el coronavirus. Sin embargo, menos de la mitad (44 por ciento) sintió que ellos, o sus colegas, tenían acceso al equipo y la protección que necesitaban. Poco más de un tercio (35 por ciento) adoptó una opinión contraria, y el 41 por ciento indicó que no habían recibido la capacitación o el apoyo adecuados para los informes relacionados con COVID.
  • Satisfacción con la cobertura de COVID: el 65 por ciento de los participantes quedó satisfecho con la forma en que su periódico ha cubierto la pandemia. Pero solo un tercio de los encuestados (35 por ciento) dijo que su periódico había presentado productos relacionados con COVID, como boletines informativos o podcasts.
  • Horas largas: incluso con licencias de la era COVID, recortes salariales y horas contratadas reducidas, más de un tercio de los encuestados (37 por ciento) dijeron que trabajan de 50 a 60 horas a la semana, y la mitad (50 por ciento) dice que trabajan de 40 a 60 horas.
  • Creciente inseguridad laboral: casi la mitad de los encuestados (43 por ciento) dijeron que se sentían menos seguros en sus trabajos que al comienzo de la crisis de la COVID. Poco menos de un tercio (31 por ciento) indicó que no hubo cambios en términos de su sensación de seguridad laboral. Curiosamente, el 11 por ciento indicó que se sentía más seguro que al comienzo de la pandemia.
  • Ingresos y modelos comerciales: los encuestados hablaron con franqueza sobre los desafíos de atraer anunciantes y suscriptores, junto con el impacto de los modelos de propiedad en su trabajo. Los participantes a menudo eran muy críticos con la propiedad de los fondos de cobertura y con frecuencia citaron modelos sin fines de lucro como el camino a seguir para el sector.
  • Diversidad, equidad e inclusión (DEI): las conversaciones que se mantienen a nivel nacional no siempre han llegado hasta las redacciones locales. Los encuestados destacaron la falta de recursos, la aceptación de la administración, la demografía (especialmente en las zonas rurales de Estados Unidos) y las brechas en sus propias habilidades y conocimientos como obstáculos potenciales para abordar estos problemas. La DEI se veía típicamente a través de una lente racial, aunque también se discutieron otras consideraciones.

Cómo ha cambiado la realidad desde 2016

Basado en una encuesta similar realizada a fines de 2016, este estudio también brinda la oportunidad de ver cómo está cambiando el periodismo local. «Hicimos esto de dos maneras: comparando los hallazgos de las instantáneas de la industria capturadas en 2016 y 2020, y pidiendo a los encuestados que comparen sus experiencias laborales en 2020 con tres años antes (el período inmediatamente posterior a nuestra última encuesta)», apuntan los autores.

Te puede interesar:   Predicciones sobre newsletters de cinco profesionales de los medios

Los cambios son notables:

  • Lo digital domina cada vez más: más de la mitad (57 por ciento) de los encuestados dijeron que dedican más tiempo a la producción digital que hace tres años. La impresión sigue siendo importante, con el 54 por ciento de los encuestados trabajando tanto en productos impresos como digitales.
  • Los niveles de producción han aumentado: hacer malabarismos con estas demandas significa que casi la mitad (49 por ciento) de los participantes de la encuesta dijeron que, en los últimos tres años, la cantidad de historias que producen personalmente en una semana promedio ha aumentado.
  • Las redes sociales son una herramienta de trabajo integral: en 2020, la mayoría de los encuestados (62 por ciento) comentó que las plataformas de redes sociales habían ganado en importancia para su periódico. Esto se adelantó al aumento de la cobertura local (36 por ciento de los encuestados) y la variedad de fuentes y voces presentadas (32 por ciento), en términos de cambios importantes que se habían visto en los últimos años.
  • Las publicaciones comerciales siguen siendo esenciales para el aprendizaje: la mayoría de los encuestados (67 por ciento de nuestra muestra total en 2020 frente al 57 por ciento en 2016) dijeron que aprenden sobre nuevas herramientas y tecnología a través de artículos en publicaciones como Nieman Lab, Poynter y CJR. Esto está un poco por delante de otros métodos, como asistir a conferencias o sesiones de formación más formales.
  • La formación online ha crecido considerablemente desde 2016. Sin embargo, según los entrevistados, todavía lo utilizan menos de un tercio de los que trabajan en los periódicos locales.
Te puede interesar:   Crisis de los medios impresos: los editores alemanes reclaman ayudas urgentes para seguir llegando a zonas menos pobladas

Optimismo para el futuro de la industria de medios

A pesar de un panorama financiero desafiante, junto con problemas más amplios como la confianza en el periodismo, los entrevistados «se mantienen optimistas sobre el futuro de su industria. En particular, destacaron la importancia de las noticias hiperlocales, adoptando lo digital y reduciendo brechas de información al cubrir historias que no se ofrecen en otros lugares». 

Los encuestados «son conscientes de los desafíos económicos que enfrenta su sector, así como de la dificultad de atraer audiencias más jóvenes y los problemas de retención, especialmente de los periodistas en mitad de su carrera. Muchos también son conscientes de la necesidad de abordar los problemas de participación y diversidad de manera más completa, pero nos dicen que a menudo carecen del ancho de banda para hacerlo».

En otros lugares, «nos encontramos con periodistas deseosos de reinventar el sector y dejar de lado las actitudes y comportamientos heredados, así como con aquellos que querían centrarse más plenamente en los principios de objetividad y desapego, de los que sentían que la industria se había desviado».

Pero, a pesar de ver potencial para la industria en general, el 61 por ciento de los encuestados tiene una opinión “levemente negativa” o “muy negativa” sobre las perspectivas para el futuro de los periódicos de mercados pequeños. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here