Fotografía de Markus Spiske en Unsplash

La negación del cambio climático se ha convertido en un negocio lucrativo para (seudo)editores poco éticos. Una investigación del Centro para la Lucha contra el Odio Digital (CCDH) concluye que diez editores marginales, nueve de ellos de Estados Unidos, alimentan casi el 70% de toda la desinformación existente sobre la emergencia climática en Facebook, y logran, además, enormes beneficios económicos con ellos merced a la publicidad, especialmente en Google Adsense.

Para realizar el informe The Toxic Ten, How ten fringe publishers fuel 69% of digital climate change denial, el CCDH analizó casi 7.000 artículos que niegan el cambio climático o desinforman, con la ayuda de la herramienta de análisis social NewsWhip. De los 7.000 artículos analizados, la mayor parte de estos artículos correspondían a estos medios marginales, en concreto:

1) Breitbart
2 Western Journal
3) Newsmax
4) Townhall Media
5) Media Research Center,
6) The Washington Times
7) The Federalist Papers
8) Daily Wire
9) Medios estatales rusos, impulsando la desinformación a través de RT.com y Sputnik News
10) Patriot Post, un sitio conservador secreto cuyos escritores usan seudónimos

Te puede interesar:   Guía para iniciarse en la Inteligencia Artificial aplicada al periodismo

El informe asegura que la negación del cambio climático es un negocio lucrativo para algunos editores. Según el CCDH, con la excepción de The Patriot Post y los medios estatales rusos, todos los portales de noticias enumerados en el ranking Toxic Ten estaban conectados a la plataforma AdSense de Google y, por lo tanto, se beneficiaron de los anuncios de Google.

Según los cálculos del CCDH, que se basan en las cifras de tráfico de SimilarWeb y Google Ad Manager, el contenido de los sitios web de Toxic Ten logró 1.100 millones de visitas solo en el período comprendido entre principios de abril y finales de septiembre.

Sin embargo, los anuncios de Google no son la única fuente de ingresos para los editores de noticias falsas. Con la excepción de Breitbart y The Federalist Papers, los Toxic-Ten también generan ventas publicitarias en Facebook, aunque no se ha podido averiguar cuántos son los ingresos.

Dado que Facebook, a diferencia de Google, no proporciona ninguna información sobre la cantidad de ingresos publicitarios por visita o vista, el CCDH ha decidido no estimar los ingresos publicitarios en este caso. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here