Imagen de Engin Akyurt en Pixabay

Los apoyos a medios de comunicación sin ánimo de lucro, procedentes de fundaciones y empresas, han tomado cierto impulso en algunos países, sobre todo Estados Unidos, como forma de destacar y reforzar, en un momento tan complicado como el causado por la covid, la labor social que este periodismo presta en general en muchas comunidades.

El ex presidente de ProPublica, Richard J. Tofel, ha compartido cuatro consejos que deben tener en cuenta las fundaciones o grupos que invierten en medios de comunicación sin ánimo de lucro. Son estos:

Hacer menos subvenciones, pero más grandes

Uno de los principales desafíos de las fundaciones o empresas que apoyan al periodismo es tener que decir no a las personas que piden dinero, muchas de las cuales podrían hacer un buen uso de él. En demasiados casos, la respuesta es tratar de decir no a la menor cantidad posible de solicitantes, para distribuir los recursos disponibles. “La lluvia de subvenciones más pequeñas es ampliamente aplaudida (cada beneficiario, sus ejecutivos y miembros de la Junta, intervienen) y los donantes se sienten bien consigo mismos. No deberían”, según indica Tofel.

Es fundamental no pensar tanto en la popularidad, ejercer su juicio y otorgar menos subvenciones por sumas más grandes. “Puede que el aplauso no sea tan generalizado, pero el impacto será mayor”, añade.

Tomar algunos riesgos reales

Según Tofel, a la filantropía institucional le encanta pensar en sí misma como “capital de riesgo”, pero la historia demuestra que esta práctica es irregular en el mejor de los casos. “Muy pocas de las innovaciones más importantes o duraderas del periodismo sin fines de lucro comenzaron con el financiamiento institucional. El verdadero capital de riesgo hace esto con frecuencia: los fallos son la prueba más segura de que estaba tomando riesgos. Si teme al fracaso, o que lo vean fracasar, no está inclinado al riesgo y está perdiendo oportunidades para impulsar el cambio.

Te puede interesar:   Espinosa de los Monteros: "El reto al que nos enfrentamos es formar a toda una generación de periodistas para que aprendan a pensar sus historias también en audio"

“El apoyo a la creación de empresas o los esfuerzos genuinamente nuevos de medios existentes son probablemente las formas más fáciles de asumir riesgos reales. Si lo hace, oblíguese a realizar y publicar una evaluación significativa de si el riesgo valió la pena. Celebre los fracasos y lo que se puede aprender de ellos, así como los éxitos”. sostiene el expresidente de ProPublica.

Insistir en las métricas para el éxito, pero…

En la última década, explica Tofel, “métricas” se convirtió en una especie de mala palabra entre los líderes del periodismo sin fines de lucro. “No tiene por qué serlo”.

Los financiadores “deben insistir en que los beneficiarios acuerden de antemano cómo se medirá el éxito, y es esencial que las métricas que se elijan sean algo que se pueda lograr, pero que también podría no serlo”.

Sin embargo, la clave es que debe ser el beneficiario, no el donante, quien elija las métricas y cómo se medirán. “Los medios de comunicación deberían tener que convencer a los posibles donantes de que son lo suficientemente ambiciosos y responsables, pero no deberían tener que cumplir objetivos únicos para todos”.

Te puede interesar:   Cómo conseguir un millón de suscriptores: la estrategia de Schibsted

Agilizar el proceso

“Esta es la más prosaica de mis recomendaciones, -asevera Tofel- pero puede marcar una diferencia real en las operaciones de los beneficiarios. Si les está dando su dinero, no debería querer perder su tiempo ni ninguno de sus fondos”.

Los donantes pueden ayudar al menos de las siguientes maneras:

  • Tomar decisiones rápidas. Las largas esperas para las decisiones de financiación producen ineficacia entre los posibles beneficiarios. Incluso está bien decir “no, por ahora”.
  • Otorgue subvenciones de varios años cuando sea posible. Si está casi seguro de renovar su financiación, ahorre los costes de transacción en ambos lados y establezca un compromiso más largo en primer lugar.
  • Nunca requiera la presentación de informes o, lo que es peor, la creación de evaluaciones. “En más de una década de haber presentado cientos de informes de subvenciones, más del 90% no han sido reconocidos (si no se cuentan los correos electrónicos generados por computadora o los agradecimientos superficiales), y solo un puñado ha dado una respuesta sustancial”, concluye.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here