Oferta de suscripción a lectores españoles de The New York Times

Los periódicos siguen buscando fórmulas para cuadrar las cuentas y poder mantener plantillas competitivas. Una de las fórmulas que se ha ido instaurando en los países anglosajones, especialmente en Estados Unidos, es la de cobrar a los suscriptores cada cuatro semanas y no cada mes. Un estudio llevado a cabo por Toolkits ha revelado que el 20% de los principales medios estadounidenses usa ya esta táctica.

Toolkits examinó los 50 sitios informativos más grandes de EE. UU. que actualmente ofrecen suscripción digital y comprobó que el 20 % actualmente opta por períodos de facturación de 4 semanas. El 80 % sigue usando ciclos mensuales. Los editores que usan ciclos de facturación de 4 semanas generalmente los presentan a los nuevos suscriptores en el contexto de ofertas promocionales, y junto con un lenguaje que desglosa los precios por semana, prometiendo acceso por “$1 por semana”, “$4 por 4 semanas” o similares.

Es una táctica que actualmente utilizan los principales medios de EE. UU., como The New York Times, The Washington Post, Boston Globe, New York Magazine, Los Angeles Times y NY Daily News, entre otros.

Según el análisis de Toolkits, el atractivo de los ciclos de facturación de 4 semanas (o 28 días) en lugar de los mensuales para los editores es simple: les permite cobrar a los suscriptores 13 veces al año en lugar de 12, lo que equivale a un 8% de ingresos adicionales sobre una base anualizada.

Cuatro riesgos destacados

Sin embargo, para llevar a cabo una estrategia de este tipo es necesario entender que implica algunos riesgos. Según Toolkit, los principales serían:

Recepción y confianza del suscriptor

El mayor riesgo es la reacción que puedan tener los suscriptores actuales y potenciales. «Si bien es posible que muchas personas no noten, entiendan o no les importen las implicaciones de la facturación de 4 semanas, algunas pueden sentirse engañadas por la práctica o verla como un intento astuto de los editores de tergiversar los precios», explican en el informe. 

Transparencia y claridad

A la luz del problema de percepción descrito anteriormente, los editores que opten por la facturación de 4 semanas deben asegurarse de que sus términos se presenten a los suscriptores de manera simple y transparente. «La palabra «mensual» puede evitarse por completo para minimizar la posibilidad de malentendidos, y los editores no deben confiar en los asteriscos y la letra pequeña para explicar los detalles de sus precios», indica el informe. Se recomienda un lenguaje simple y directo que prometa «4 semanas por $ X» para evitar tergiversaciones o confusión de suscriptores.

Expectativas de la audiencia y precedentes del mercado

Las expectativas de la audiencia están marcadas por las prácticas de facturación de un puñado de los principales servicios de suscripción, particularmente aquellos que ofrecen acceso a transmisión de vídeo y audio. Los servicios ofrecidos por Netflix, Spotify, Apple, Google, e incluso los proveedores de televisión por cable, están orientados a suscripciones y ciclos de facturación mensuales, y las audiencias actualmente pueden suponer que este es el estándar de la industria, incluso cuando los términos de 4 semanas se comunican claramente durante los procesos de compra. En la actualidad, los editores parecen ser los más atípicos en términos de ofrecer productos de suscripción basados ​​en contenido en ciclos de 4 semanas.

Dificultades contables

Para los editores, las fechas de facturación de cuatro semanas también pueden hacer que los ingresos por suscripciones sean más difíciles de rastrear y comprender si están acostumbrados a planificar y contabilizar en función de la facturación mensual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí