El estudio se refiere tanto a suscripciones a medios impresos como digitales.

El periodismo local, en general, ha ayudado a muchos ciudadanos a orientarse en mitad de la catástrofe que ha supuesto el coronavirus. La información de proximidad ha cumplido uno de sus objetivos fundamentales: además de informar, ser útil en el día a día de los ciudadanos.

Pero queda mucho por avanzar para que no perezcan en un momento en que la brecha entre los grandes medios y los pequeños se va agigantando más que nunca.

Marc Rath, un experimentado periodista que ha trabajado en puestos de responsabilidad en destacados medios locales alemanes, actualmente director del Mitteldeutsche Zeitung en Halle, da algunas ideas para hacer el periodismo local más resistente. Este es un resumen de sus principales aportaciones: 

Estar en la calle tan a menudo como sea posible

En algunas redacciones, según Rath, “hay un encarcelamiento autoelegido en un triángulo marcado por el periodismo de citas, los correos electrónicos y las normativas diarias. Pero las mejores historias se encuentran en la calle. Y no siempre tienen que ser grandes. Tienes que salir a la calle para encontrarlos”.

Según Rath, si el coronavirus ha traído algo positivo, es que los procesos de planificación más eficientes y mejores “son parte de la vida cotidiana en casi todas partes hoy en día. Esto también da tiempo para la investigación y para salir a la calle. Ahora no debe haber una vuelta a los viejos tiempos”.

Te puede interesar:   Seis claves determinantes en el aumento de suscripciones de News Corp

Sin embargo, avisa Rath, algunos periodistas se confunden con respecto a lo que es estar en la calle. “Quien confunda pisar la calle y recorrer los pueblos con las rondas de café con los jefes locales también puede ahorrar combustible y esfuerzo”

Dar información completa “para jóvenes de 16 a 96 años”

La gran oportunidad de hoy, sostiene Rath, “es que realmente podemos llegar a personas de 16 a 96 años a través de nuestros diversos canales. Pero no con el mismo contenido. E incluso con los mismos temas, es importante prepararlos desde y para diferentes perspectivas de una manera que sea apropiada para el grupo objetivo. Si, por ejemplo, el cálculo de las tarifas de las guarderías en un distrito cambia de tasas fijas a un cálculo relacionado con los ingresos, a los padres, en su mayoría jóvenes, les gustaría saber exactamente qué significa eso para ellos. Es posible que las personas mayores no quieran saber eso exactamente. Pero quieren entender lo que está sucediendo y lo que eso significa. Por otro lado, a menudo informamos con un enfoque en las consecuencias para las arcas de la ciudad. Esto es, también, importante, pero ignora las necesidades de aquellos para quienes realmente escribimos”.

No dejar el campo solo a Facebook y otras plataformas

“Volksstimme, en el norte de Sajonia-Anhalt -explica Rath- siempre ha seguido el camino de estar presente en todos los ámbitos. Los colegas trabajan con contratos fijos. Viven en el área de “su” municipio y  conocen casi cada piedra que hay allí y por lo tanto llenan la mitad de una página de periódico completa cada día.

Te puede interesar:   Un estudio alerta del impacto sobre la pluralidad que causan las redes sociales y plataformas tecnológicas al convertirse en "gatekeepers" informativos

A este respecto, agrega Rath, los editores deberían ofrecer plataformas locales de participación e intercambio “y no dejar este campo solo a Facebook & Co”.

Estudiar periodismo no es obligatorio

Estos cambios, agrega Rath, “no se detienen en nuestro perfil de trabajo. Necesitamos ser más diversos. Y no solo culturalmente. Ya hay diferentes conocimientos especiales. No todos los reporteros tienen que hacer investigaciones. Lo que necesitamos son colegas que no solo amen el país, sino que también lo vivan. Puedes estudiar periodismo, pero no es obligatorio”.

¿Realmente necesitas un título universitario?, se pregunta Rath. “El oficio del periodismo también puede ser aprendido por aquellos que han completado un aprendizaje y están en la mitad de la vida. Especialmente en el área local, este último puede encontrar una conexión mucho mejor con la gente y sus temas. Yo mismo he tenido grandes experiencias con colegas que “solo” comenzaron con un diploma de escuela secundaria. Al igual que con un cocinero o un trabajador social que cambia de bando. Estas son excepciones en la vida cotidiana, pero deberían existir”.

Las aportaciones de Marc Rath formarán parte del libro “Cómo hacemos más resistente el periodismo”, de próxima publicación en Alemania.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí