La prensa sigue sufriendo un verdadero problema de desconfianza. Encuesta tras encuesta, una de las principales críticas que los lectores hacen hacia los medios es que no confían en ellos. Han sido numerosos los trabajos internacionales de fundaciones, universidades y organismos públicos que han tratado de buscar soluciones para esta crisis de confianza.

Hay muchos cambios que reclaman los encuestados y las investigaciones, (por ejemplo eliminar el clickbaiting y otros engaños al lector como práctica; no publicar contenidos banales con el único fin de ganar tráfico; contrastar mucho mejor y no caer en  la propagación de fake news, etc.), pero estos son tres de los principales cambios que deberían realizarse, a tenor de estas investigaciones.

1.- Transparencia radical

Una de las principales quejas es que los medios exigen transparencia a los demás pero, en general, son los primeros en ocultar sus propios datos, dependencias e intenciones. La transparencia se entiende en este caso en un doble sentido. Por un lado, sobre la propiedad. Quiénes son los dueños, con qué participación, a qué empresas pertenecen, etc., pero también todas las vinculaciones que un medio pueda tener con cualquier información que publica. Si se ha hecho un reportaje sobre las bondades de la transformación digital de una empresa, debería decirse si esta empresa es anunciante o no del periódico.

Esta transparencia radical afecta también a las fuentes. ¿Cómo deciden los periodistas qué incluye una noticia? ¿Dónde está la línea entre hecho y opinión? ¿Por qué se han incluido unas fuentes y no otras? Para muchos periodistas, las respuestas a estas preguntas pueden parecer evidentes. Para muchos lectores, son un misterio y si no es un proceso transparente, se sospecha que detrás hay intereses económicos, personales o partidistas.

Te puede interesar:   La importancia de formar a los nuevos trabajadores en los valores del medio de comunicación

En este apartado se incluiría también la necesidad de mantener una comunicación abierta con los lectores. ¿por qué no abrir una sección en la que la gente puede preguntar sobre el tratamiento de noticias y responda. El defensor de lector se queda corto en un momento como este. Una sección en la que a diario se contesten dudas sobre tratamientos informativos. Hágalo de verdad. Sin elegir sólo las preguntas a las que puede contestar porque no le comprometen. Publique todas las que le lleguen y así se sabrá cuáles ha contestado y cuáles no. La sección incluso puede tener interés informativo. El diario responde. Sea transparente. 

2.- Ser creíbles, ser coherentes

Una de las críticas más extendidas es la falta de coherencia de muchos periódicos. Esta queja se incluye en general en el apartado de críticas a los periódicos por convertirse en prensa de partido. No habla muy bien de algunos periódicos que aplaudan una iniciativa que unos años antes han criticado con dureza, simplemente porque antes la puso en marcha un partido con el que no comulgan y ahora lo ha puesto en marcha un gobierno afín. Un medio lógicamente puede tener su ideología, pero cuando el único criterio diferencial para aplaudir o criticar es quién lo pone en marcha, la confianza se resiente. El rasero no puede ser distinto.

3.- Ser “uno de los nuestros”

Muchos lectores coinciden en las distintas encuestas en indicar que los periódicos no les merecen confianza porque están “a sus cosas”. Esa expresión denota que muchos medios están más preocupados de servir al poder o a otros intereses antes que acercarse a los problemas que afectan de verdad a los lectores.

Te puede interesar:   Los lectores empiezan a evitar las noticias de cualquier índole a causa de la pandemia, según el último informe de Reuters

Por ejemplo, en una investigación de la Universidad de Oregon incluido en el proyecto The 32 Percent Project, en todas las entrevistas que se llevaron a cabo, los participantes dijeron que no se veían a sí mismos ni a sus vidas reflejados en las noticias que consumen. Dijeron que los periodistas producen historias que surgen de sus antecedentes y experiencias personales, pero esas experiencias personales y ese entorno en el que se mueven muchos periodistas está alejadísimo de la vida real de los ciudadanos y que, al no ver sus problemas reflejados, aparte de desinterés les genera desconfianza sobre cuál es el objetivo del periódico.

 

Más información:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here