El proceso de revisión minucioso es consustancial a cualquier redacción de un periódico de calidad

Una investigación llevada a cabo por los profesores Joëlle Swart (Centro de Estudios de Medios y Periodismo, Universidad de Groningen); Tim Groot, de la Universidad VU, de Ámsterdam; Irene Costera, también de la Universidad VU de Ámsterdam; y Marcel Broersman,  (Universidad de Groningen), aboga por un giro radical, que impulse los estudios de periodismo «más allá de las preocupaciones normativas y de la industria, y comience desde la perspectiva de las audiencias mismas».

A pesar de los debates en curso sobre los límites cambiantes y las ideologías del periodismo como práctica y campo de la profesión, apuntan los investigadores, «los estudios de periodismo siguen siendo una disciplina inherentemente centrada en la producción» y, en consecuencia, «estudiar la perspectiva de las audiencias tiende a partir automáticamente de preguntas relevantes y beneficiosas» para la industria de los medios.

Por ejemplo, son frecuentes los trabajos de análisis sobre la falta de compromiso de las audiencias con las noticias y el periodismo, o la disminución de la confianza en los medios. «Estudiar la perspectiva de las audiencias a menudo parece ser sólo relevante si cumple la condición de que beneficia una agenda de investigación centrada en la industria», sostienen los autores.

 

Los cambios culturales han hecho que lo que se percibe como noticia «esté lejos de ser universal, porque puede diferir entre usuarios, culturas y contextos»

Es decir, los estudios sobre audiencias están muy orientados a las necesidades de la industria, y es necesario que los investigadores den ese «giro radical» para ocuparse no sólo «sobre las audiencias», sino que los estudios sean «con las audiencias».

Los autores del trabajo consideran que, si bien el periodismo tradicional sigue siendo reconocible para las audiencias como una forma cultural y una institución social, los cambios culturales han hecho que lo que se percibe como noticia «esté lejos de ser universal, porque puede diferir entre usuarios, culturas y contextos».

Si noticias no es igual a periodismo, indican, «esto no sólo plantea preocupaciones prácticas para la profesión periodística. También genera más preguntas existenciales sobre el papel y el propósito de los estudios de periodismo como campo. ¿Qué deben hacer los estudiosos del periodismo si, desde la perspectiva de la audiencia, los estudios de periodismo no necesariamente se refieren al periodismo?», se preguntan.

En otras palabras -agrega el estudio- «si el periodismo como institución ya no es automáticamente el lugar donde las audiencias encuentran aquello que experimentan como noticias, ¿qué significa esto para el objeto, los límites y los objetivos de los estudios de periodismo?».

 

«El valor informativo del periodismo podría no ser tan evidente para el público como suelen suponer los profesionales y académicos del periodismo»

Los autores consideran también que, en estos momentos, «el valor informativo del periodismo podría no ser tan evidente para el público como suelen suponer los profesionales y académicos del periodismo», y cita el informe de noticias digitales del Instituto Reuters, en el que se refleja que «solo el 44 % de los encuestados en 46 mercados de todo el mundo siente que puede confiar en “la mayoría de las noticias la mayor parte del tiempo”». Queda cuestionada, por tanto, apuntan, «la suposición inspirada por la industria de que el uso de las noticias equivale al uso del periodismo».

Para los autores del trabajo, «la mayoría de los estudiosos del periodismo tienden a asumir que el uso de noticias y periodismo es intrínsecamente bueno y normativamente deseable. Por el contrario, la evitación o el no uso de las noticias suele enmarcarse como esencialmente problemático para las audiencias».

Sin embargo, los autores recuerdan que, por ejemplo, los trabajos sobre desconexión digital aseveran que limitar el consumo de periodismo podría, desde la perspectiva de la audiencia, clasificarse como un comportamiento saludable.

 

«Si bien un mayor uso de las noticias podría beneficiar a los productores de noticias, esto puede no ser siempre del interés de las audiencias ni de la sociedad».

«Las experiencias de sobrecarga de noticias y angustia emocional están muy extendidas, incluso entre los usuarios habituales de noticias», cita el estudio. Por lo tanto, «si bien un mayor uso de las noticias podría beneficiar a los productores de noticias, esto puede no ser siempre del interés de las audiencias ni de la sociedad».

«¿Es periodismo, son noticias o es la promesa de conexión pública, que permite a las personas orientarse hacia asuntos de interés compartido, lo que los académicos deben estudiar?», se preguntan los autores.

El trabajo plantea cuatro puntos de partida para avanzar hacia esos estudios de periodismo que den más relevancia a las audiencias.

1) Adoptar enfoques menos centrados en los medios (convencionales) y menos centrados en las noticias para alcanzar su máximo potencial.

2) Ampliar quién cuenta como audiencia e incluir en ese marco audiencias consideradas comercialmente como poco atractivas

3) Cambiar el enfoque de lo que cuenta como noticias y pivotar hacia la noción de lo que realmente se experimenta como algo informativo

4) Postular a las audiencias como agentes activos

Sin embargo, apuntan los autores del trabajo, «un giro tan radical hacia la audiencia también crea dilemas fundamentales para los estudios de periodismo, planteando preguntas sobre el objeto de estudio del campo, los espacios y contextos de uso de las noticias y los objetivos de los estudios de periodismo como campo».

Los investigadores hacen un llamamiento a reflexionar más «sobre cómo las noticias y las necesidades informativas pueden conceptualizarse desde la perspectiva de la audiencia y cómo teorizar lo que esto significa para el papel del periodismo en la sociedad y la vida cotidiana».

 

Más información:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí